Argentina se aleja de los pronósticos optimistas

Bloomberg

 

El futuro que ven el Gobierno y el Fondo Monetario Interna­cional para la econo­mía argentina se aleja cada vez más de las expectativas de los bancos y las consulto­ras privadas, que muestran un escenario menos opti­mista.

La brecha creciente entre los pronósticos oficiales y de analistas, especialmente en las estimaciones de cre­cimiento, inflación y nece­sidades de financiamiento, es una de las principales razones que explican los cas­tigados precios de los activos argentinos. El rendimiento adicional que demandan los inversionistas para poseer bonos argentinos frente a los del Tesoro de los EEUU subió casi 100 puntos básicos des­de que se alcanzó el acuer­do con el Fondo Monetario Internacional el 7 de junio, según el índice EMBI de JP­Morgan.

“Al mercado no le termina de convencer el programa financiero” del gobierno, según Marcos Buscaglia, socio fundador de Alber­di Partners, en entrevista telefónica. La renovación de sus letras de corto pla­zo y el margen político que pueda tener el Poder Ejecutivo frente a las elec­ciones de 2019 se posicio­nan entre las preocupa­ciones principales, dijo.

La Economía: ¿Arranca o no Arranca?

Analistas han recortado su expectativa de crecimiento del PBI para 2018, y pronos­ticaron un avance de 0,5%, según la encuesta de expec­tativas del Banco Central del 3 de julio, comparado al 1,3% que tenían el mes previo. Esta semana, el ministerio de Hacienda también deci­dió recortar sus estimacio­nes a 0,5%, desde el 1% que habían precisado el 4 de ju­lio, al presentar los avances del Presupuesto Nacional.

Pero en las últimas sema­nas, algunas consultoras empezaron a anticipar una contracción para 2018. Orlando Ferreres & Asociados -que mide el indicador privado de acti­vidad más observado por el mercado- prevé una caída de la economía del 1%. La consultora Eco/Go, por su parte, estima un descenso del 0,5% y Elyp­sis, un crecimiento nulo.

“Para crecer en 2018, como prevé el Gobierno, la Argen­tina necesita estabilizarse en el tercer trimestre y recupe­rarse en el cuarto”, dijo Fede­rico Furiase, director de Eco/ Go. “Nosotros estimamos que recién se va a estabilizar en el cuarto trimestre”.

Los dólares que harán falta en 2019

El Gobierno debe enfrentar pagos por vencimientos e intereses de deuda cercanos a los U$S 25.000 en 2019, y un déficit prima­rio de U$S 7.400 millones, según precisó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una presentación ante in­versores del exterior a princi­pios de este mes.

Según el funcionario, será necesario emitir deuda por U$S 15.300 millones en el mercado local y en el exte­rior.

Sin embargo, estas estima­ciones oficiales difieren mucho de algunos cálculos privados. En la consultora ACM estiman que, en un escenario optimista en el que el Tesoro renueve la to­talidad de las Letes, deberá obtener U$S 18.750 millones en los mercados para cubrir sus necesidad de financia­miento del año que viene. En Ricardo Arriazu y Asociados calculan que harán falta U$S 25.000 millones.

Consultatio, por su parte, cree que el Gobierno deberá emitir deuda por al menos U$S 20.000 millones. La falta de renovación de Letes, algunos supuestos macro­económicos sobre actividad y tipo de cambio y el cálculo del déficit forzarían al Tesoro a buscar recursos adicionales que hoy no están contemplados, dijo el estratega de Consultatio, José Echagüe.

La inflación: ¿cede o se acelera?

El Banco Central pronosticó “una desaceleración de la in­flación a partir de julio”, ex­plícitamente, en sus últimos dos comunicados de política monetaria.

La entidad que preside Luis Caputo estimó “una reducción creciente a medida que nos alejamos del shock de precios de las últimas semanas” y “un promedio esperado de inflación entre julio y septiembre menor a 2% mensual”.

La inflación para este año acordada con el Fondo Mo­netario Internacional es del 29%, aunque el compromiso establece una “consulta especial con la Junta Directiva” para el caso de que la suba de precios supere el 32%.

También podría gustarte Más del autor