COMPETITIVIDAD, ESA PALABRA TAN DIFÍCIL

Según el último reporte del Foro Económico Mundial (WEF), el Paraguay es uno de los pocos países de América Latina que no sólo ha logrado mantenerse sino incluso subir en el ranking de competitividad medido por la organización.

Dentro del Mercosur, somos la única economía que ha escalado un peldaño para ubicarnos en el N° 95. A nuestros tres consocios no les está yendo bien, con Uruguay en el puesto 53 (-3), Brasil en el 72 (-3) y Argentina en el 81 (-2). En cuanto a la suspendida Venezuela, lucha en el fondo de la tabla, en la casilla 127 tras una caída de 10 puntos. Chile nos acompaña en lo positivo desde el puesto 32 (+1) y Honduras en el 101 (+2). Incluso economías que venían mostrando un excelente desempeño como Perú (63, -3) y Panamá (64, -9) sufren retrocesos considerables. Qué es y para qué sirve el índice de competitividad. Obviamente, no para verlo como una tabla de posiciones del fútbol. Los indicadores que la generan toman en cuenta avances y retrocesos en aspectos tales como el marco institucional (en especial el jurídico para la solución de controversias), el capital humano, el desarrollo de infraestructura, el tamaño del mercado, etc.

En dos renglones estamos haciendo bien los deberes: en el sistema financiero y en la estabilidad de los indicadores macroeconómicos, en los que superamos incluso a Argentina y Brasil, que afrontan tremendas convulsiones. Pero a la vez exhibimos un panorama deficiente en lo institucional y en apertura a la innovación, que siguen siendo nuestros flancos más débiles. En términos generales, tenemos buena base para crecer armónicamente, si corregimos los desbalances que nos retrasan la marcha. El ranking de competitividad puede ayudarnos a encontrar el camino.

También podría gustarte Más del autor