Convicción de servicio y excelencia forja amistad con éxito jurídico

Andrea Valenzuela
[email protected]

“Estamos convencidos que si uno pone pasión y empeño en lo que hace, solo así, podría brindar servicios excelentes y sobresalientes” comen­taba el Abog. Francisco Viveros al iniciar la his­toria de cómo decidieron emprender junto con el Abog. Manuel María Sola Argaña y su socio el Abog. Siegfried Jurgen Vouga, el Estudio Jurídico AVS & Asociados todos con sus diferentes cualidades pero enfocados en lograr un impacto con la marca.

“Decidimos abrirnos ca­mino con una empresa de estas características, pri­mero y sobre todo, porque amamos lo que hace­mos”, comenta Viveros ya que los tres socios dieron el paso de emprender tras años de trabajo en secto­res públicos y privados, tras especializaciones y fortalecimiento académi­co, dándose cuenta ade­más de que contaban con un potencial estratégico para profesionales inde­pendientes, y mediante sus aptitudes innatas de emprendedores dieron el salto, acción que los mis­mos destacan no fue fácil.

En cuanto al mercado, los mismos reconocieron que desde un comienzo supieron que no era una decisión fácil, sobre todo teniendo en cuenta la gran competencia y difi­cultades que existen en el mundo de las leyes y servicios conexos con las mismas.

“Somos conscientes de las dificultades del sec­tor, pero esto lo toma­mos como un desafío, usándolo a nuestro favor para lograr un progreso continuo, ofreciendo al cliente algo más en lo que pueda sentirse satisfe­cho, sumando a esto una innovación constante, logrando así nuestros ob­jetivos marcados”.

La idea de crear un es­tudio jurídico surgió tras una reunión con amigos a mediados del año 2015, donde uno de los temas conversados fue el labo­ral. “Desde ese encuen­tro fuimos madurando la idea” comentan, con el formato de reuniones distendidas los mismos fueron desarrollando puntos como: estructura, ramas, asociados, objeti­vos, análisis de riesgos, clientes, entre otros.

Este proceso previo lle­vó aproximadamente 6 meses, dentrode los cua­les varios integrantes se bajaron del proyecto.

De esta manera fue dándose forma al equipo hasta llegar al oficial, y a comienzos del 2016 se dio el inicio del estudio. Este emprendimiento conlle­vó una inversión impor­tante de G. 35.000.000.

SERVICIO

Dentro del estudio se llevan a cabo servicios integrales como son el de derecho empresarial, de­recho marcario, derecho civil y comercial, cobro judiciales y extrajudicia­les, derecho laboral, de­recho societario, derecho contractual, redacción de documentos, contratos, etc.

Además de la mediación y resolución de conflic­tos, gestiones migrato­rias, gestiones muni­cipales y las gestiones notariales. Dichos servi­cios buscan cumplir dos funciones básicas: por un lado, complementar los servicios de los clientes para que estos puedan dedicarse íntegramente a realizar aquellas tareas que realmente aportan valor para sus usuarios y no dispersar sus funcio­nes en aquellas tareas o procesos cuyo valor no es percibido ni valorado por los mismos.

“Inicialmen­te, el Estudio Jurídico enfocó todos sus es­fuerzos en el área Civil y Co­mercial, Con­tractual anexo a lo patrimonial, luego con el paso del tiem­po nos dimos cuenta de las necesidades de nuestros clien­tes eran diver­sas, razón por la cual, traba­jamos día a día en expan­dir nuestros servicios. Y podemos decir que hoy, teniendo una estructu­ra mucho mayor y con el equipo crecido, podemos dar el respaldo a nuestros clientes en cubrir todas las áreas que abarcamos actualmente”, refuerza el Abog. Francisco Viveros.

CRECIMIENTO

Actualmente, la idea es seguir creciendo y seguir fortalecien­do la marca. Los ami­gos tienen la meta de abarcar la mayor canti­dad de áreas jurídicas y de gestión, para así dar cada vez más comodidad y facilidades a sus clientes. “Hoy por hoy ya esta­mos traba­jando en diversos puntos del país pero queremos llegar a más, y eventual­mente ir al exterior”, destacan considerando que la expansión es siem­pre necesaria. Son conscientes de que una expansión, conlleva una mayor responsabili­dad.

Además recomiendan a otros emprendedores que no se desanimen ante los desaires o las dificultades profesionales.

“Siempre decimos que esto no es una carrera de velocidad sino de resis­tencia, tarde o temprano de a poco van a ir llegan­do los buenos resultados, es cuestión de insistir, perdurar, ser tenaz y so­bre todo paciente”, resal­tan

También podría gustarte Más del autor