ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Editorial

Bases sólidas para la recuperación

La economía goza hoy de indicadores macro estables y previsibles para los próximos dos años. Como dicen, a ponerse las pilas.

 
 
 

Pocas economías regionales pueden desplegar números mejores que el Paraguay. Objetivamente mirados, los principales indicadores muestran que el país inicia la ruta de salida de la pandemia -que aún será larga- con proyecciones positivas y un marco aceptable para emprender prácticamente cualquier negocio.

Las expectativas de variables económicas (EVE) presentan un cuadro alentador para todo 2021 y 2022. El BCP considera que este año la inflación cerrará en un 3,3% y un 3,8% el próximo. A esto se agrega su decisión de mantener por lo menos hasta marzo próximo en un 0,75% su tasa de política monetaria, para llevarla a 1,25% el resto de 2021 y a 1,75% en 2022. De mantenerse firme esta proyección, se trata de un esfuerzo notable de la banca central por apuntalar con firmeza el sistema financiero, invitando a que las intermediarias se apliquen a generalizar el crédito a tasas manejables para una demanda que se estima podría incrementarse este año y el próximo, luego del bajón de inversiones provocado por la pandemia.