ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Editorial

Corte la hemorragia, Sr. Presidente

¿Qué hacemos Sr. Presidente? ¿Mejoramos la alimentación escolar o seguimos becando parásitos? No hay plata para las dos cosas.

 
 
 

El Presidente de la República y su equipo de gobierno no debieran dejarse seducir por los pronósticos de un año económicamente positivo y ponerse a trabajar en redistribuir los recursos presupuestarios. Los destinados a este 2021 ya están, no se lograría sino embrollarlo todo si se intentara esa redistribución por la vía de la reprogramación. Pero deberían trabajar ya sobre el PGN 2022 con una visión implacablemente realista. No alcanza para todos. O hacemos rutas, puentes y aeropuertos o seguimos gastando en funcionariado y oficinas por completo inútiles. O preparamos el sistema nacional de salud para las epidemias y endemias ya vigentes y las que vendrán, o nos desangramos manteniendo organizaciones gubernamentales que no sirven para nada, salvo para mantener una casta de burócratas privilegiados.

El Presidente de la República debe elegir en qué lugar está: o trabaja para mejorar la calidad de vida de 7 millones de paraguayos o trabaja para mantener el statu quo de la burocracia. No puede hacer las dos cosas al mismo tiempo porque no hay dinero para todo. O inversión o derroche. Y si de derroche hablamos, la delegación paraguaya al Parlasur es el paradigma por excelencia del gasto innecesario: 18 parlamentarios y 30 funcionarios asignados a su servicio que le habrán costado al contribuyente al término del periodo… ¡33.500 millones de guaraníes! Es el 50% del costo de la alimentación escolar de un año del departamento Central.