5D logo

Editorial

No hay política de Estado en energía eléctrica

La estabilidad de la hidroenergía en el Paraguay lleva años y no hay razones para pensar que vaya a variar en las próximas décadas.

 
 
 

Hablar de un gasoducto con Bolivia, en estos días, parecería anacrónico si tenemos en cuenta la creciente tendencia a “descarbonizar” la economía que atraviesa al debate mundial. Hubo un tiempo, en los años ’90, en que la polémica nos pasó muy de cerca cuando el gasoducto Bolivia-Brasil hizo un arco pronunciado para evitar territorio paraguayo por donde podría haber pasado y dejado beneficios obvios. Pero no fue así.

Hoy, sin embargo, la atención está centrada en la relación energía eléctrica vs. gas licuado para uso hogareño. El país cerró 2021 con una compra masiva de casi 100.000 toneladas de gas, que en un 52% se usa para cocinar y va en aumento. La opción “inducción electromagnética” no ha logrado hacer carne en el consumo familiar pese a sus ventajas. Los más recientes estudios indican que la eficiencia energética efectiva de una cocina IE es del 91% frente a un 52% del gas. Esta relación es posible en el Paraguay en donde tenemos un 100% de generación hidroeléctrica limpia y renovable frente a economías como Argentina en donde 2 de cada 3 kilovatios se obtienen quemado algún combustible fósil.

 
 

Los 5 del día

Obtené acceso gratis a todo nuestro contenido durante 30 días. Registrate ahora

Más conocimiento.
Menos riesgo.

Tomá decisiones más inteligentes con información del mundo de los negocios

que no vas a encontrar en ningún otro lugar.

Registrate sin costo ahora y accedé a todo nuestro contenido durante 30 días.

Tomá decisiones más inteligentes con

información del mundo de los negocios que no

vas a encontrar en ningún otro lugar.

Registrate sin costo ahora y accedé a todo nuestro contenido durante 30 días.

Registrarme Arrow right

¿Ya tenés una cuenta?