El líder de las tarjetas también fue afectado

Itaú registró una disminución de 6,4% en el número de plásticos en circulación

El banco Itaú lidera el mercado de tarjetas de crédito del sistema bancario paraguayo, pero aun así no es inmune al impacto de la Ley de Tarjetas, que establece límites máximos a las tasas de interés de dicho instrumento financiero, y que como consecuencia causó una reducción importante del número de plásticos en circulación.

Al término del noveno mes del año, datos del Banco Central del Paraguay revelaron que Itaú tuvo una reducción interanual de 6,4% en la cantidad de tarjetas de crédito activas, así como una reducción de 6,8% en el valor de saldo contable de las mismas.

Con un 36,6% de las tarjetas de créditos del sistema bancario, Itaú cerró septiembre 2018 con 309.831 plásticos en circulación; 21.347 tarjetas menos que al final de septiembre del año pasado. Esta variación acompaña a la tendencia del sistema bancario en general, que presentó una reducción interanual de 1,8% de la cantidad total de tarjetas activas a septiembre.

En lo que respecta al saldo contable de las tarjetas de crédito de Itaú, el mismo pasó de US$ 172,7 millones a US$ 161 millones entre septiembre 2017 y 2018.

PERSPECTIVA

José Brítez, superintendente de la banca de consumo de Itaú, comentó a 5días que en lo que respecta a reformas de la Ley de Tarjetas bajo el nuevo gobierno el futuro es incierto.

Asimismo, Brítez explicó que la reducción en el número de las tarjetas de Itaú está relacionada en gran medida a los clientes que ya no poseen el perfil para seguir operando de manera rentable y entonces se tuvieron que cortar lazos, o también porque los usuarios hayan caído en una situación de mora.

En lo que respecta a la estrategia de Itaú en el mercado de tarjetas, Brítez afirmó que el plan del banco es continuar liderando el mercado. “Tenemos muchísimos acuerdos comerciales con empresas, y nuestro foco está en el consumo. Itaú tiene el 51% del consumo de tarjetas de Bancard, que tiene a su vez el 80% de las transacciones del Paraguay”, dijo el superintendente.

“Miramos el saldo de las tarjetas y lógicamente no queremos que disminuya, pero nuestro foco está 100% en que el cliente opte por usar su tarjeta Itaú a la hora de hacer una compra”, agregó Brítez.

TASA

Brítez también habló acerca de la rentabilidad del negocio de las tarjetas y de cómo el producto no es necesariamente una fuente importante de ingresos para el resultado final de los bancos, y de qué manera esta estructura determina las tasas de interés de las mismas.

“Cuando mirás el negocio de los bancos y calculás la rentabilidad por producto, las tarjetas son el producto menos rentable para la banca de personas”, dijo Brítez. “Estamos hablando de una rentabilidad media de la cartera del 2%. Cuando eso se descompone en niveles de ingreso de los clientes, los que tienen ingresos inferiores a G. 4 millones, te dan una rentabilidad negativa. Aquellos que tienen un ingreso superior, hasta aproximadamente G. 10 millones, tienen una rentabilidad entre 2% y 2,5%”.

En lo que respecta a los beneficios que solían tener las tarjetas para los clientes, Brítez comentó que los mismos debieron ser descontinuados para mantener una rentabilidad mínima después de la implementación de la Ley N° 5476/2015.

“Con el rubro de supermercados, por ejemplo, había descuentos de hasta el 30% con la compra a través de tarjetas. Hoy en día eso prácticamente no existe de manera masiva como era la situación antes”, afirmó Brítez.

Al ser consultado acerca de cuál podría ser la tasa de interés ideal para las tarjetas, Brítez dijo que “sería la misma tasa real que los bancos cobraban anteriormente, que era de 27,7%”.

“Ese sería un nivel ideal para poder hacer acciones y conseguir beneficios comerciales de manera masiva, invirtiendo siempre mucho en educación financiera”, concluyó Brítez.

También podría gustarte Más del autor