Elecciones podrían reivindicar Petrobras

Bloomberg

 

Durante sus 20 años en Exxon Mobil Corp., una de las tareas de Rafael Grisolia era calmar a sus superiores en Texas cuando la economía de Brasil descarrilaba.

Como máximo responsable financiero de Petrobras, hace exactamente lo mismo con los inversores preocupados respecto del futuro de Brasil tras las elecciones de octubre, una de las más impredecibles de que se tenga recuerdo. La principal pregunta es si la gigante petrolera podría volver a ser objeto de la fuerte intervención estatal que la llevó en los últimos años a emprendimientos no rentables que derivaron en pérdidas de miles de millones de dólares.

“He visto casi todos los planes (económicos) en Brasil y he pasado mi carrera explicándolos”, dijo en una entrevista de Bloomberg, Grisolia, que trabajó en finanzas y planificación estratégica en Exxon en Brasil. “Cuando salgamos de esta situación nebulosa en que se encuentran todas las compañías en Brasil lo que tenemos son cifras muy buenas y una Petrobras más eficiente”.

Grisolia fue contratado en junio durante una reestructuración administrativa desencadenada por una huelga nacional de camioneros contra los crecientes precios del combustible. La huelga también marcó un comienzo informal de la campaña electoral, ya que el paso a primer plano del diésel y la gasolina obligó a los candidatos a tomar posición sobre un tema que afecta la vida de todos.

La mayor parte de los candidatos presidenciales instó a Petrobras y al Gobierno a proteger a los consumidores de las fuertes oscilaciones de los precios, lo que recordó los elevados subsidios que la compañía se vio obligada a proporcionar en gobiernos anteriores y que contribuyeron a una liquidación de sus acciones.

También podría gustarte Más del autor