Encarnaceno busca optimizar campos australianos

QUIERE TRAER IDEA A PARAGUAY

Por Yeruti Salcedo
@yerutree
Australia

Influenciada por la cultura británica, Australia siempre ha sido sinónimo de multiculturalidad y una excelente calidad de vida. Pero en los últimos años esto se ha incrementado gracias al prestigio adquirido por sus universidades y los planes creados específicamente para atraer a los jóvenes talentos del mundo y llevarlos a estudiar en el país.

Sexto país más grande del mundo, rodeado por océanos y mares, con paisajes de ensueño y playas paradisíacas. Australia tiene mucho que ofrecer a los turistas, y sin embargo, los jóvenes la eligen para estudiar en lugar de como destino turístico. Alejandro Núñez, de 31 años es uno de ellos, se encuentra realizando un Máster en Ciencias de Ingeniería y Administración en la Universidad de Queensland.

Alejandro culminó sus estudios como Ingeniero Civil en la Universidad Nacional de Itapúa, desde Encarnación dio el gran salto a una de las 50 mejores Universidades del mundo en Australia.

“Fue un tanto complicado para mi al principio, los primeros meses tuve que hacerme cargo de los gastos por el costo de la maestría, que superaba lo establecido por Becal, tuve que ajustarme lo máximo posible para tratar de que los ahorros me alcancen durante los 4 meses que la beca no me cubrió. El total de la Maestría es poco más de US$ 54 mil”, destacó el profesional.

 

Redescubriendo la pasión por la ingeniería
La calidad del sistema educativo australiano es sumamente alta. Este país invierte muchos recursos en la educación y los controles de calidad son famosos internacionalmente. Además, no sólo destaca por sus altos estándares sino por el apoyo que las instituciones brindan a los estudiantes durante el aprendizaje.

“Estudiar en Australia me hizo redescubrir el amor por la ingeniería, destaco esto en base a mi experiencia como estudiante y profesional en Paraguay, porque la metodología de enseñanza en nuestras universidades tienen pocas innovaciones  hasta el momento en relación al siglo pasado, donde al final se pierde ese entusiasmo inicial por aprender. Ese entusiasmo que nos debe guiar como profesionales a resolver los problemas con ingenio.

Y una vez que salís al mercado laboral te encontrás con licitaciones amañadas y precios inflados si queres competir en el sector público, mientras que el sector privado intenta motivar a sus empleados a través de aumentos salariales, aunque estudios demuestran que ese tipo de motivación no es eficiente a largo plazo.

Lastimosamente, a pesar haber trabajado en algunas de las mejores empresas constructoras paraguayas, terminé perdiendo toda emoción como profesional. Pero al venir y estudiar acá, redescubrí que ser ingeniero no es solo construir, coordinar obras y ganar dinero. Más bien consiste en desafiar lo establecido y encontrar soluciones innovadoras utilizando herramientas que no siempre nuestro sistema educativo provee, y dentro de la parte administrativa descubrí lo que es el emprendedurismo, lo cual me permitió encontrar nuevas pasiones y un mundo de posibilidades laborales”.

Smart Soil
Alejandro puntualizó que se encuentra emprendiendo una startup,teniendo en cuenta que la UQ tiene distintos programas para emprendedurismo fuera de lo que es la carrera en sí.

“Están a disposición de los alumnos diferentes tipos de programas, si tenés alguna idea innovadora, la Universidad te enseña a cómo hacerla realidad, o hablar con distintos mentores de cómo incluir tu idea al campo de los negocios.

En diciembre pasado fui a Paraguay y hablé con un amigo que trabaja con soja. Me comentó que estaba en busca de un mecanismo para saber con precisión posibles apariciones de roya en los sojales. Se me quedó grabada esa idea y al volver a Australia, participé en uno de los programas de la aceleradora que tiene UQ con tres compañeros más para potenciar la Startup denominada Smart Soil, lastimosamente no recibimos la financiación, pero no paramos ahí, otra aceleradora nos abrió las puertas y hoy día estamos dialogando con posibles inversores aquí en Australia”, aseveró.

Llevar la idea a Paraguay
El destacado profesional explicó que existe la posibilidad de llevar esta startup a campos paraguayos con ayuda de otros ex becarios que también estudiaron en este país continental

“Existe todo un proceso detrás de validación del mercado, creemos que existe un potencial pero no estamos seguros si Paraguay es nuestro nicho, hay muchos otros factores como otro tipo de empresas, si lo que ofrecemos es realmente necesario y por sobre todo si los precios cierran, porque es una inversión bastante grande”, destacó Núñez.

Alejandro se encuentra cursando el último semestre del Máster, insta a los jóvenes a creer en sus sueños y apostar por ellos.

“La experiencia y el ambiente, la multiculturalidad y la educación de excelente calidad, mi maestría superó todas las expectativas que tenía”, finalizó.

También podría gustarte Más del autor