Enseñanzas de su madre calzaron negocio propio

Falta de móvil propio no frenó negocio de envíos

Los calzados, tan­to para hombres como para muje­res, son impres­cindibles para cualquier ocasión, por lo que sacarle el jugo con un negocio sigue siendo una opción rentable para muchos. Ruth Verón es una mujer que desde joven incursio­nó en el mundo comercial y decidió seguir los pasos de su madre al emprender un negocio de calzados que hoy ya lleva 15 años en el rubro.

Decidió emprender por su cuenta arrancando con “Ruth Calzados”, desde donde recibe y envía pedi­dos a distintos puntos del país. “Siempre me gustó el comercio, mis padres me enseñaron a trabajar desde muy joven ya que atendí desde una despen­sa hasta un bar de la fami­lia. El mundo del comercio es lo que siempre nos en­señaron mis padres a mis hermanos y a mí”, mencio­nó Verón.

La propietaria comentó que inició vendiendo sus productos a sus amigos cercanos, co­nocidos y también a algunas empresas. La falta de móvil propio no cortó sus ganas de salir adelante, ya que reali­zaba sus entregas movi­lizándose en transporte público por Asunción y alrededores.

PRIMEROS PASOS

”Inicié solo con un crédito que me dio mi madre para comenzar a vender; luego de generar unos ingresos, ya pude comprar al conta­do de una empresa de la cual hasta hoy sigo distri­buyendo -en aquel tiem­po Diógenes Calzados, hoy DC Calzados-. Mi com­pra fue por G. 2,5 millones, eso me permitió acceder a precios mayoristas”, men­cionó la emprendedora.

Ruth Calzados ofrece faci­lidades a sus compradores acercando sus pedidos, ya que cuenta con 5 móvi­les de reparto y, a la vez, financia sus artículos en dos o tres cuotas.

Actualmente son más de 1.200 clientes en diferen­tes puntos del país los que confían en el emprendi­miento, los cuales son atendidos gracias a los 6 colaboradores que forman parte de la empresa.

El negocio cuenta con dis­tintas opciones de calza­dos y en la temporada ac­tual, lo más solicitado son las botas, las cuales tienen un costo aproximado de G. 430 mil a G. 650 mil.

PROYECTO

La emprendedora señaló el objetivo es ofrecer a sus clientes distintos produc­tos aparte de los calzados, comercializando a la vez artículos para todos los gustos.

DEBILIDADES

Una de las debilidades del negocio, según in­dicó Verón, son los cal­zados de baja calidad traídos de cualquier lugar del mundo a pre­cios ‘regalados’. “Es un negocio muy competiti­vo, hoy día mucha gente vive de esto, por lo que se vuelve muy peleado el rubro. Las personas usan la venta de calza­dos u otras cosas como un segundo ingreso eso hace que tengamos millones de competido­res”, señaló

REFLEXIÓN PARA EMPRENDEDORES

“La reflexión que puedo dejarle a la gente es que nunca es tarde para em­prender y no por que ya hay muchos negocios de tal o cual rubro ya no va a funcionar, siempre fun­cionan los negocios cuan­do le pones horas de traba­jo, sin excusas de no tener los medios financieros o logísticos. Todo se puede conseguir si uno se propo­ne con respeto y honradez. El esfuerzo y la dedicación sin bajar los brazos es lo que te hace crecer, generar feeling con el cliente o em­patía con la gente también es fundamental para for­mar tu clientela.

También podría gustarte Más del autor