Estética y glamour se unen en un mismo lugar

Salón de belleza se mantiene tras 12 años en el rubro

La vida diaria es una competencia constante, y la apariencia y el bienestar emocional influyen bastante para enfrentar cada día con un humor especial.
Aidee Godoy, propietaria del emprendimiento “Aidee Coiffure”, comentó que siempre soñó con habilitar un espacio en donde las mujeres puedan cuidarse y ser mimadas por profesionales de la estética. “Como vengo de una familia de comerciantes siempre soñé con un negocio propio por las opciones que existen hoy en día de resaltar la belleza natural de una mujer y por amor a mí profesión”, señaló la joven.
Godoy también comentó que al iniciar el emprendimiento se tuvo que enfrentar a varios obstáculos, como encontrar a las personas adecuadas y con la misma pasión que ella para que la acompañen en el negocio, pero que con el tiempo y la dedicación los pudo superar.
Aidée Coiffure ofrece una variedad de servicios de peluquería como peinados para cualquier ocasión, cortes actuales, colores en tendencia, recogidos, depilaciones, masajes relajantes y descontracturantes, tratamientos faciales y corporales, peeling corporal, manicuras, pedicuras, uñas acrílicas, esmaltes y extensiones de pestañas y más.

Los precios varían según el servicio solicitado, desde que arrancó va dirigido directamente a mujeres de todas las edades.

“Este salón de belleza nació por la curiosidad que tenía en el mundo de la belleza empecé a hacer capacitaciones en cada rama de los servicios y de a poco amar cada vez más mi profesión, el mundo de la belleza.

En las mujeres es de mucha actualización ya que las tendencias siempre cambian, pero es algo en donde todos los días se aprende algo nuevo”, destacó. El negocio arrancó en el año 2006 con una inversión de G. 50 millones. Actualmente trabajan en el salón de belleza 6 personas en las diferentes áreas.

“Nos destacamos por el buen trato a las clientes, por el buen ambiente de trabajo y por las capacitaciones constantes que ofrecemos al personal”, concluyó.

También podría gustarte Más del autor