ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Internacionales

Goldman trasladará a 100 empleados de Londres antes del brexit

Se le ha pedido a empleados de Goldman Sachs que trabajan en áreas de ventas y operaciones, negociación y gestión de patrimonio privado que firmen nuevos contratos y se preparen para una reubicación al 1 de enero, según una persona familiarizada con el asunto que pidió el anonimato.

 
 
 

(Bloomberg)—Goldman Sachs Group Inc. ha pedido a poco más de 100 empleados que se trasladen de Londres a otras ciudades europeas en preparación para el brexit. Se le ha pedido a empleados de Goldman Sachs que trabajan en áreas de ventas y operaciones, negociación y gestión de patrimonio privado que firmen nuevos contratos y se preparen para una reubicación al 1 de enero, según una persona familiarizada con el asunto que pidió el anonimato. Las conversaciones con el personal se han intensificado en las últimas semanas. Serán trasladadas a oficinas de la Unión Europea, incluidas París, Frankfurt, Milán y Madrid, dijo la persona.

Un vocero de Goldman Sachs en Londres declinó comentar al respecto. El banco de Wall Street está implementando la medida a menos de 100 días de la salida del Reino Unido de la UE, y las negociaciones entre las dos partes se han vuelto cada vez más hostiles. JPMorgan Chase & Co. dijo a 200 trabajadores la semana pasada que se trasladaran a Europa.

La Unión Europea indicó a los negociadores del Reino Unido que durante las reuniones decisivas de la próxima semana deben aceptar algunas de las demandas clave del bloque sobre su futura relación si quieren avances sustanciales hacia un acuerdo comercial antes de la fecha límite de octubre.

A principios de este mes, el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo que no valía la pena conseguir un acuerdo sobre servicios financieros para
los bancos de inversión a toda costa. Si bien los bancos que operan en Londres han trasladado personal previamente y establecido nuevas entidades en Europa, algunos esperan un acuerdo antes de realizar más cambios.

En junio, Goldman firmó un contrato de arrendamiento por 12 años en el distrito 16 de París, donde opera uno de sus agentes de bolsa que atiende a clientes europeos, lo que le permite duplicar su plantilla en la capital francesa a partir de fines del próximo año.

 
 

Internacionales

Remesa Internacional disminuirá por primera vez en décadas

La cantidad de dinero que los trabajadores migrantes envían a sus hogares disminuirá un 14 % en 2021 con respecto a los niveles de 2019, según las últimas estimaciones publicadas en la reseña sobre migración y desarrollo del Banco Mundial. Esto sucederá a medida que siga propagándose la pandemia de COVID-19 (coronavirus) y continúe agravándose la crisis económica.

 
 
 

Se proyecta que los flujos de remesas a los países de ingreso mediano bajo se reduzcan en un 7 %, hasta ubicarse en los USD 508 000 millones en 2020, y posteriormente sufran una reducción del 7,5 %, llegando a los USD 470 000 millones en 2021. Entre los principales factores que influyen en la disminución de las remesas figuran el escaso crecimiento económico y los bajos niveles de empleo en los países que reciben migrantes, la debilidad de los precios del petróleo y la depreciación, con respecto al dólar estadounidense, de las monedas de los países de origen de las remesas.

“Los efectos de la COVID-19 son de gran alcance si se consideran desde el punto de vista de la migración, ya que afectan tanto a los migrantes como a sus familias, que dependen de las remesas”, afirmó Mamta Murthi, vicepresidenta de Desarrollo Humano y presidenta del Grupo Directivo sobre Migración del Banco Mundial. “El Banco Mundial continuará colaborando con los asociados y los países para que se mantenga el flujo de estas remesas vitales y el desarrollo del capital humano”.

En todas las regiones se registrarán disminuciones en 2020 y 2021, y se espera que la caída más pronunciada se producirá en Europa y Asia central (16 % y 8 %, respectivamente), seguida de Asia oriental y el Pacífico (11 % y 4 %), Oriente Medio y Norte de África (8 % y 8 %), África al sur del Sahara (9 % y 6 %), Asia meridional (4 % y 11 %) y América Latina y el Caribe (0,2 % y 8 %).

Se prevé que, en 2020, pese a la disminución prevista, las remesas sean aún más importantes como fuente de financiamiento externo en los países de ingreso mediano bajo. En 2019, los flujos de remesas hacia tales países alcanzaron un máximo histórico de USD 548 000 millones, cifra superior a los flujos de inversión extranjera directa (USD 534 000 millones) y a la asistencia externa para el desarrollo (aproximadamente USD 166 000 millones). Se pronostica que la diferencia entre los flujos de remesas y la inversión extranjera directa se amplíe aún más, ya que se espera que esta última sufra una disminución más pronunciada.

“Los migrantes están sufriendo mayores riesgos de salud y desempleo durante esta crisis”, señaló Dilip Ratha, principal autor de la reseña y director de la Alianza Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD). “Los factores fundamentales que impulsan el flujo de las remesas son frágiles y este no es el momento de desviar nuestra atención de los riesgos que pueden empeorar la situación de estas remesas vitales”.

Este año, por primera vez en la historia reciente, es probable que el número de migrantes internacionales disminuya a medida que se ralentice la migración nueva y aumente la migración de retorno. Tras la suspensión de los confinamientos nacionales, que dejaron a muchos trabajadores migrantes varados en los países de acogida, se ha informado de flujos de migración de retorno desde todas las partes del mundo. Es posible que el aumento del desempleo derivado de las restricciones más estrictas en la concesión de visas para migrantes y refugiados dé lugar a un mayor aumento de la migración de retorno.

“Más allá de las consideraciones humanitarias, hay razones de peso para apoyar a los migrantes que trabajan con las comunidades de acogida en la primera línea de hospitales, laboratorios, granjas y fábricas”, dijo Michal Rutkowski, director del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial. “Las respuestas de políticas de apoyo adoptadas por los países anfitriones deberían incluir a los migrantes, al tiempo que los países de origen o de tránsito deberían considerar medidas para ayudar a los migrantes a regresar a sus hogares”.

Los países de origen deben encontrar formas de apoyar a los migrantes que retornan para que puedan reasentarse, encontrar trabajo o crear negocios. Es probable que el brusco aumento de la migración de retorno resulte oneroso para las comunidades (a las que regresan los migrantes), ya que estas deben proporcionar instalaciones de cuarentena inmediatamente y brindar apoyo en materia de vivienda, empleo y reintegración social a mediano plazo.

El costo mundial promedio que supone el envío de USD 200 fue de 6,8 % en el tercer trimestre de 2020, en gran medida sin cambios desde el primer trimestre de 2019, de acuerdo con la base de datos sobre los precios de las remesas en el mundo que mantiene el Banco Mundial. Esto representa más del doble del 3 %, la meta establecida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que debe lograrse antes de 2030. El costo más bajo se registró en Asia meridional (5 %) y el más alto en África al sur del Sahara (8,5 %). Los bancos son el canal más caro para enviar remesas (con un promedio del 10,9 %), seguidos por las oficinas de correos (8,6 %), los operadores de transferencias de dinero (5,8 %) y los operadores móviles (2,8 %).

A pesar de ser los más baratos, los operadores móviles y de transferencias de dinero se enfrentan a obstáculos cada vez mayores a medida que los bancos cierran sus cuentas para reducir el riesgo de incumplimiento de las normas de lucha contra el lavado de dinero (ALD) y el financiamiento del terrorismo (LFT). Para que estos canales permanezcan abiertos, especialmente para los migrantes de bajos ingresos, las normas de ALD y de LFT podrían simplificarse temporalmente para las remesas de pequeña cuantía. Además, el fortalecimiento de las reglamentaciones sobre dinero móvil y los sistemas de identidad mejorará la transparencia de las transacciones. Para facilitar las remesas digitales sería necesario que tanto los proveedores de servicios de remesas móviles como los remitentes y los receptores dispusieran de mejor acceso a las cuentas bancarias.

El Grupo Banco Mundial (GBM), una de las principales fuentes de financiamiento y conocimientos para los países en desarrollo, está adoptando medidas rápidas y de amplio alcance a fin de ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su respuesta frente a la pandemia. Respalda intervenciones de salud pública, trabaja para garantizar el suministro de insumos y equipos esenciales, y ayuda al sector privado a continuar sus operaciones y mantener el empleo. El GBM proporcionará hasta USD 160 000 millones durante un período de 15 meses, que finalizará en junio de 2021, para ayudar a más de 100 países a proteger a los sectores pobres y vulnerables, respaldar a las empresas e impulsar la recuperación económica. Dicho monto incluye USD 50 000 millones correspondientes a nuevos recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) en forma de donaciones y préstamos en condiciones sumamente concesionarias, y USD 12 000 millones para ayudar a los países en desarrollo a financiar la compra y distribución de vacunas contra la COVID-19.

Tendencias regionales en las remesas

Debido a las repercusiones negativas de la COVID-19, se prevé que en 2020 los flujos de remesas a la región de Asia oriental y el Pacífico se reduzcan en un 11 %. China y Filipinas son los principales receptores de la región. Al considerar las remesas como porcentaje del producto interno bruto (PIB), Tonga y Samoa tienen la mayor proporción. Costo de las remesas: El costo promedio que supone el envío de USD 200 a la región aumentó ligeramente al 7,1 % en el primer trimestre de 2020. El costo promedio en los cinco corredores más baratos fue de 2,5 %, mientras que en los cinco corredores más caros, excluyendo el de Sudáfrica a China que es un corredor atípico, fue de 13,3 %.

Se estima que las remesas hacia los países de Europa y Asia central disminuirán en un 16 %, hasta llegar a los USD 48 000 millones —dado que es posible que la pandemia y la caída de los precios del petróleo tengan repercusiones de gran alcance en las economías—, y que en 2020 casi todos los países de la región registrarán disminuciones de dos dígitos en las remesas. Es probable que la depreciación del rublo ruso también debilite las remesas procedentes de Rusia. Costo de las remesas: El costo promedio para enviar USD 200 a Europa y Asia central se redujo ligeramente y llegó al 6,5 % en el tercer trimestre de 2020 en comparación con el 6,67 % registrado en 2019.

Se espera que en 2020 los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe sean de aproximadamente USD 96 000 millones, lo que representa un descenso de 0,2 % con respecto al año anterior. Las remesas a Colombia, El Salvador y la República Dominicana registraron un crecimiento interanual positivo entre los meses de junio y septiembre, tras haber caído bruscamente en abril y mayo. Los flujos hacia México, el principal receptor de la región, se mantuvieron en parte porque los migrantes trabajaban en servicios esenciales en Estados Unidos y porque aquellos que reunían los requisitos se podían beneficiar además de los programas de estímulo implementados en dicho país. Costo de las remesas: El costo promedio de enviar USD 200 a la región aumentó ligeramente al 5,8 % en el tercer trimestre de 2020. En muchos corredores de remesas más cortos, los costos siguen siendo elevados. Por ejemplo, el costo de enviar dinero a Haití y la República Dominicana supera el 8 %.

Según las proyecciones, las remesas enviadas a la región de Oriente Medio y Norte de África se reducirán en un 8 % en 2020 hasta ubicarse en los USD 55 000 millones, debido a la persistente desaceleración mundial prevista. Las entradas de remesas a Egipto, el mayor receptor de la región, han sido hasta ahora anticíclicas frente a la crisis, ya que los trabajadores egipcios en el extranjero aumentan las transferencias excepcionales para sus familias. Es probable que los flujos disminuyan debido a la reducción de los precios del petróleo y a un menor crecimiento económico en los países del Golfo, y cabe la posibilidad de que en los principales países receptores las remesas disminuyan. Costo de las remesas: El costo del envío de USD 200 a la región aumentó al 7,5 % en el tercer trimestre de 2020, en comparación con el 6,8 % en 2019. Los costos varían mucho de un corredor a otro: enviar dinero de los países de ingreso alto miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) al Líbano sigue costando un valor de dos dígitos.

Se prevé que las remesas a Asia meridional disminuyan en alrededor de un 4 % en 2020, hasta ubicarse en los USD 135 000 millones. En Pakistán y Bangladesh, el impacto de la desaceleración económica mundial se ha contrarrestado en cierta medida con la desviación de las remesas de los canales informales hacia los formales, debido a que ahora es más difícil llevar dinero personalmente por las restricciones para viajar. Pakistán también introdujo un estímulo tributario conforme al cual se eximió de la retención de impuestos en la fuente, desde el 1 de julio de 2020, a las retiradas de efectivo o a la emisión de instrumentos bancarios/transferencias desde una cuenta bancaria nacional. Bangladesh registró un gran aumento de las entradas de remesas en julio tras las inundaciones que afectaron a una cuarta parte de su territorio. Costo de las remesas: Con poco menos del 5 % en el tercer trimestre de 2020, Asia meridional fue la región donde el costo de enviar USD 200 fue el más bajo. Pero los costos superan con creces el 10 % en algunos corredores (desde Japón, Sudáfrica y Tailandia, y desde Pakistán a Afganistán).

Se prevé que las remesas hacia África al sur del Sahara disminuyan en alrededor de un 9 % en 2020, hasta ubicarse en los USD 44 000 millones. En la región, el volumen de remesas hacia Kenya ha seguido siendo positivo hasta ahora, aunque es probable que las corrientes disminuyan en 2021. Es posible que en todos los principales países receptores se produzca una reducción de las remesas. Dado que la pandemia de COVID-19 afecta tanto a los países de destino como a los de origen de los migrantes subsaharianos, se espera que la caída de las remesas provoque un aumento de la inseguridad alimentaria y la pobreza. Costo de las remesas: El costo promedio de enviar USD 200 a la región fue de 8,5 % en el tercer trimestre de 2020, lo que representa una leve disminución con respecto al 9 % registrado un año antes. Los corredores más caros se encuentran en la región de África al sur del Sahara. La promoción de las tecnologías digitales junto con un entorno normativo que incentive la competencia en el mercado de las remesas y la revisión de las reglamentaciones en materia de ALD/LFT son esenciales para reducir los costos de las remesas en la región

 
 

Internacionales

BCE anima a Gobiernos a seguir gastando en la lucha contra covid

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, ha despejado el camino para que los Gobiernos hagan lo que sea necesario para contrarrestar el golpe económico de la segunda ola de covid-19, siempre y cuando aumenten el gasto.

 
 
 

Bloomberg

Con su promesa inequívoca del jueves de “recalibrar” el apoyo monetario a más tardar en diciembre, una frase que da a entender que se avecinan más estímulos, Lagarde dijo a los líderes desde Roma a Berlín que los préstamos para combatir el virus serán respaldados por su institución en Fráncfort.

Sin embargo, la pregunta es si los políticos pueden superar sus propias disputas. Las conversaciones sobre un presupuesto sin precedentes de 1,8 billones de euros (US$2,1 billones) y un fondo de recuperación financiado conjuntamente se encuentran actualmente estancadas, incluso cuando los hogares y las empresas enfrentan nuevos confinamientos e incertidumbre sobre cómo pagarán las cuentas.

Eso pone a los Gobiernos nacionales a la vanguardia y tienen un acceso muy variable a los recursos. Alemania ha prometido 10.000 millones de euros para las empresas afectadas por el último confinamiento, y mucho más en apoyo salarial para los trabajadores, pero Italia se las arregla con la mitad, incluso en medio de un aumento de la agitación. Otra recesión parece cada vez más probable.

Tras la reunión regular del BCE en Fráncfort, Lagarde hizo una promesa inusualmente clara de utilizar la próxima reunión de diciembre para reevaluar todas sus herramientas, que incluyen tasas de interés negativas, compra de bonos y préstamos baratos a los bancos. Eso se debe a que la economía está perdiendo impulso “más rápido de lo esperado”.

Los principales banqueros centrales de Europa y Estados Unidos han instado repetidamente a los políticos a aumentar el gasto porque la política monetaria por sí sola no puede estimular fácilmente la demanda. El vacilante enfoque de los Gobiernos destaca una de las debilidades clave de la política fiscal: si bien tiene un impacto mayor, puede llevar más tiempo implementarla.

Los líderes europeos se han visto sorprendidos por la velocidad con la que la calma del verano se ha convertido en un otoño con una alta velocidad de propagación en los casos de coronavirus, con miles de personas que contraen la enfermedad diariamente en los países de todo el bloque.

El viernes, los datos mostraron un aumento del desempleo y una caída de los precios. Los Gobiernos están bajo presión para seguir brindando el apoyo salarial y los pagos que ayudaron a las empresas y a los hogares a resistir los primeros bloqueos.

Las masivas inyecciones de liquidez del BCE a través de la compra de bonos han facilitado la tarea de las autoridades públicas al llevar los costos de los préstamos a mínimos históricos. Los rendimientos de los índices de referencia alemanes están en su nivel más bajo desde los confinamientos de marzo. Los costos de los préstamos italianos tuvieron el jueves su mayor caída desde junio.

Punto muerto fiscal

Pero una preocupación mucho mayor es el presupuesto de 1,8 billones de euros de la Unión Europea y el fondo de recuperación financiado conjuntamente, donde las conversaciones están estancadas sobre las reglas bajo las cuales se puede utilizar el dinero. Eso pone nerviosos a los inversionistas.

La principal preocupación es Italia, la tercera economía más grande del bloque, con una carga de deuda cercana a 160% de la producción económica. Es el mayor beneficiario tanto del programa de compras para la pandemia como de los planes para el fondo de recuperación de 800.000 millones de euros.

Si esto no se concreta, podría arruinar los diferenciales de los bonos, dado que cualquier préstamo adicional tendría que registrarse en los propios libros de la nación, en lugar de compartirlo con el bloque.

Lagarde hizo el jueves una sincera solicitud a los Gobiernos para que reconozcan que “una postura fiscal ambiciosa y coordinada sigue siendo fundamental”. No escucharla podría significar que se active otra de las promesas de la presidenta: tomar medidas extraordinarias incluso antes de su reunión de diciembre si es necesario.

 
 

Internacionales

Desempleo en Brasil aumenta a récord en medio de mayor búsqueda

El desempleo de Brasil aumentó por octavo mes consecutivo a un máximo histórico, a medida que el fin de los confinamientos por el coronavirus atrae a una multitud de personas que buscan trabajo de regreso al mercado laboral.

 
 
 

​Bloomberg

La tasa de desempleo aumentó a 14,4% en los tres meses hasta agosto, por encima de la estimación mediana de los economistas en una encuesta de Bloomberg, que proyectaba 14,2%. El número de personas empleadas se redujo a un mínimo histórico, mientras que ahora más de un millón de ciudadanos están buscando trabajo en comparación con el período de tres meses que terminó en mayo, informó el viernes la agencia nacional de estadísticas.

El aumento del desempleo representa uno de los mayores obstáculos para la recuperación de la economía más grande de América Latina. La Administración del presidente, Jair Bolsonaro, ya ha gastado miles de millones en estímulos que incluyen una extensión de un plan de protección laboral. Si bien esas políticas han aumentado la popularidad del presidente, los inversionistas están preocupados por las perspectivas de nuevos gastos a medida que la deuda pública se acerca al 100% del PIB.

El número de desempleados aumentó en 8,5% con respecto al trimestre finalizado en julio, alcanzando los 13,8 millones de personas, según la agencia de estadísticas. Aproximadamente un 38% de los trabajadores fueron considerados informales durante el período.

Los datos de desempleo se dan a conocer un día después de que el Gobierno informara que en septiembre se crearon más de 313.000 puestos de trabajo formales, el mayor aumento mensual desde el inicio de la serie en 1992. Aun así, las cifras de empleo del jueves no consideran a los trabajadores informales y autónomos.

 
 

Internacionales

Economía de México registra la mayor recuperación en décadas

La economía de México se expandió el trimestre pasado al ritmo más rápido en al menos tres décadas, al tiempo que las manufacturas aumentaron para satisfacer la fuerte demanda de Estados Unidos, compensando parte de la producción perdida durante la pandemia.

 
 
 

Bloomberg

El producto interno bruto aumentó 12% con respecto al trimestre anterior, según datos preliminares publicados el viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México. El resultado, el mejor del que se tenga registro en datos que se remontan a 1990, estuvo en línea con la estimación mediana de los economistas encuestados por Bloomberg, que proyectaban una expansión de 11,9%.

Sobre una base anual, no ajustada en términos estacionales, el PIB cayó 8,6% durante el trimestre, comparado con una contracción estimada de 8,9%.

La recuperación se ve empañada por las bajas proyecciones del cuarto trimestre y los temores de una segunda ola de coronavirus. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha rechazado las solicitudes de los economistas de un mayor gasto público, similar al de otros países grandes, con el argumento de que una carga de deuda más ligera facilitará la recuperación de México. Como resultado, se prevé que la economía se desplomará 10% este año, la mayor cantidad en casi un siglo.

Jessica Roldán, economista jefe de Finamex, dijo antes de la publicación de los datos que el hecho de que haya habido un buen trimestre no debería hacernos pensar que el camino por delante será fácil. La perspectiva de una segunda ola “está generando mucha incertidumbre” mientras que el mercado interno de México es muy débil, señaló.

Los sectores industriales, como la minería, la construcción y la manufactura, crecieron un 22% en comparación con el trimestre anterior, mientras que las industrias agrícola, ganadera y pesquera se expandieron un 7,4%. Los sectores de servicios, que incluyen la actividad comercial, el transporte, las finanzas y los medios, aumentaron un 8,6% frente al trimestre anterior, según las estadísticas preliminares.