Inversiones de Cartes no mejoraron la calidad de vida

Sara Ayala
@saruayala

La mala inversión de los recursos públi­cos podría ser uno de los motivos por los cuales disminuyen las oportunidades en educa­ción y salud, según manifes­tó Sebastián Acha, director ejecutivo de Pro Desarrollo Paraguay.

La Dirección General de Es­tadística, Encuestas y Cen­sos (Degeec) presentó datos correspondientes a Total País de las Encuestas Per­manentes de Hogares (EPH) sobre “Condiciones de Vida” al 2017.

En el 2013 la población analfabeta representaba el 4,9% del total país, y en el 2017 aumentó al 5,8%. Mientras que el prome­dio de años de estudio de la población de 10 años y más en el 2013 era del 8,6% que llegó al 8,67%.

“El problema es que no hay coraje para cambiar, se hi­cieron obras por las que se gastó, pero se gastó mal”, expresó Sebastián Acha.

Criticó el hecho de no poder cortar los gastos rígidos, y que se gasta por maestros con aumentos salariales y no se sabe quién trabaja y quién no.

Dentro del rubro de salud, analizando la población con cobertura de seguro médico la penetración alcanzaba al 27,8% en el 2013, sin em­bargo en el 2017 disminuyó al 26,7% El 73,5% de las per­sonas en el 2013 contaban con acceso a la salud, pero en el 2017 eso disminuyó al 70,9%.

Para Sebastián Acha otro motivo por el cual estos nú­meros no demuestran avan­ces es porque no se tienen programas eficientes y no se miden sus resultados.

“Los niveles de ejecu­ción presupuestaria han sido la única vara métri­ca con la cual se mide el ejercicio de un ministro, por eso todos quieren ejecutarlo”, aseguró Acha, pero considera que está mal enfocado por eso no se dan resultados positivos.

El informe indica que la tasa de desempleo abierto en el 2013 era de 5%, pero en el 2017 llegó a los 5,2%, pese a que el Gobierno de Hora­cio Cartes se jacte de traer inversiones extranjeras que apuesten a fuentes de traba­jo para los ciudadanos.

Para mejorar las condicio­nes de vida, Acha recomen­dó estrechar lazos con la sociedad y afianzar la co­municación de lo planeado.

“El que asume un desafío debe de fijar sus problemas y dar una solución, contar a la ciudadanía sobre ese pro­ceso para no ser engañada”, finalizó.

También podría gustarte Más del autor