Investigando qué pasó…

Por Marysol Estigarribia
[email protected]

Investigar qué pasó, cómo pasó, quién es responsable y en qué medida. Ese proceso, aunque no siempre es obligatorio, suele ser conveniente y justo. Cuando en una empresa se sospecha que hubo irregularidades o hechos llamativos, realizar una investigación es muchas veces una solución. Sumario administrativo La búsqueda de la verdad, que se define en este ámbito como Sumario Administrativo, realizada con respeto, discreción y rigor, le permite al empresario distinguir entre realidad y apariencia. Si hay culpabilidades, la compañía aplicará sanciones ajustándose a la gravedad de lo ocurrido.

Una sanción de carácter moral, como una amonestación severa que se registra en el legajo del empleado, difiere de una pecuniaria, que pesa en el bolsillo. Y una suspensión de pocos días, un traslado o demora de ascenso, que tienen alcance profesional, es distinta que una medida expulsiva, dado que quien cometió la falta continúa en la empresa. La debida proporción puede ser clave a la hora de justificar la medida de la empresa ante actores externos e internos.

Los sumarios administrativos son la medida que toma el empleador cuando desea aclarar ciertos hechos para determinar la participación y responsabilidad de los involucrados. En el ámbito privado paraguayo, los sumarios administrativos internos no son obligatorios para aplicar un despido. Pero son imprescindibles para los casos en que el empleador desee aplicar sanción de (i) suspensión sin goce de salario de cuatro a ocho días, (ii) traslado del lugar de trabajo, normalmente muy poco utilizada y (iii) postergación temporal de ascenso. La sanción es notificada al trabajador y comunicada a la Autoridad Administrativa del Trabajo. ¿Qué son y para qué sirven? El sumario administrativo es una investigación interna, realizada por alguien señalado por el empleador, quien actúa como juez sumariante. El sumariante recolecta evidencia y testimonios sobre el hecho que se quiere esclarecer y le da la oportunidad de defenderse a los involucrados. Luego, el juez sumariante, recomienda al empleador la aplicación de alguna medida disciplinaria o no, según los hechos aclarados en el proceso. El empleador no está obligado a aplicar la medida disciplinaria recomendada por el juez sumariante. ¿Cuánto tiempo requieren? Un máximo de treinta días desde el momento en que el empleador conoce el hecho. ¿Qué tipo de pruebas deben incluirse? Todo tipo de prueba. Las más usuales son las pruebas documentales, los testimonios de los testigos, la constitución del sumariante en el lugar de los hechos. Es muy eficaz el descargo de los involucrados. ¿Pueden los trabajadores ser separados del cargo mientras se desarrolla el sumario? No. No obstante, no hay impedimento de otorgar un permiso con goce de sueldo mientras dure el sumario. ¿Están obligados los empleados a someterse al proceso? No se los puede obligar a comparecer, aunque muchos laboralistas, yo entre ellos, entienden que sí deben participar. Si no comparecen el proceso continúa igualmente, solo que ellos pierden su derecho a presentar el descargo y ejercer su defensa. Si lo hacemos, hagámoslo bien Antes de abrir un sumario, tenga claro qué desea obtener del proceso, hágaselo saber al responsable de conducirlo.

Pueden ser varios los objetivos y expectativas de un sumario: (i) esclarecer hechos poco claros o llamativos; (ii) sentar una postura investigativa; (iii) otorgar el derecho a la defensa; y (iv) tomar medidas disciplinarias en base a los resultados.

Interiorícese de los hechos ocurridos y brinde la mayor cantidad de información al sumariante que estará a cargo de la investigación, hágale visitar el lugar donde ocurrieron los hechos, suele ser más ilustrativo que leer sobre el asunto en un correo. Los sumarios administrativos son eficaces en la medida que los profesionales que los conduzcan estén involucrados en sus procesos internos y tengan buen conocimiento de su industria o empresa. En lo interno sirven, adicionalmente, para asentar un precedente positivo frente a sus empleados: cuando concluya la investigación, incluso si se establecen culpabilidades, habrá evidencia de un trato justo.

Pese a que una eventual sanción será probablemente cuestionada por los afectados, la solidez del sumario administrativo hará menos convincente la apelación.

También podría gustarte Más del autor