Jóvenes de EEUU prefieren revelar sus ETS antes que sus deudas

La compañía de créditos estudiantiles SoFi está saliendo al
ruedo con ese otro viejo merodeador de San Valentín: las ETS.

PREFERENCIA

Esta es la situación. Al parecer 39% de los millennials
preferirían revelar una enfermedad de transmisión sexual (ETS) preexistente a
una potencial pareja que darle a conocer su deuda, según un sondeo a 2.000
millennials realizado por SoFi y usando el encuestador online Survey Monkey.
Además, el sondeo concluyó que el endeudamiento grave era la segunda razón para
una ruptura romántica, después de la adicción al trabajo.

Tanto las ETS como la deuda son epidemia en Estados Unidos.
Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades anunciaron a fines del año
pasado que las ETS estaban en un “máximo sin precedentes” en 2015.
Así también está la deuda de créditos estudiantiles, el sustento de SoFi. La
deuda estudiantil total llegaba a US$1,4 billones a septiembre, el doble que en
2009. Tiene sentido que la deuda de una posible pareja esté llamada a
desempeñar un papel más importante en las relaciones de hoy en día.

VERGÜENZA

De hecho, la vergüenza de la deuda también podría ser
epidémica en sí misma.

Melanie Lockert, de 32 años, recuerda cómo se sintió cuando
?endeudada en US$81.000 tras haber obtenido su bachillerato con especialización
en teatro en la Universidad Estatal de California en Long Beach y una maestría
en estudios artísticos de la Universidad de Nueva York- no pudo encontrar
empleo en su área. Seis meses después de la graduación, compraba comida con
cupones y trabajaba por US$10 la hora en Portland, Oregon.

Su deuda ponía de relieve sus errores y deficiencias, y la
hacía ?sentir culpable haber ido a una escuela locamente cara”, dijo
Lockert. “Representaba una enorme vergüenza para mí. Pensaba: he hecho
todo lo correcto. Trabajé arduamente en la escuela, tenía un trabajo de media
jornada, hice todo lo que se suponía que tenía que hacer”.

Del sondeo, dijo, “tampoco creo que nadie en realidad
quiera revelar su situación de ETS. Pero lo que dice es que la deuda y el
dinero todavía tienen mucho de tabú”. La deuda estudiantil es sinónimo de
generación millennial, dijo, “pero nadie quiere decir, ?Mira, me gradué
con US$100.000 de deuda, ¿quieres casarte conmigo??”

 

VIDA EN PAREJA

Una deuda significativa de la pareja “podría demorar la
compra de una primera vivienda, requerir recortes de vacaciones y viajes,
reducir los aportes para la jubilación además de muchos otros sacrificios
financieros que una pareja libre de deuda no requeriría”, dijo el planificador
financiero Jon Powell, de Ferguson-Johnson Wealth Management, en Rockville,
Maryland.

Aquí está el círculo vicioso. “El viejo adagio de ?ojos
que no ven, corazón que no siente? es la solución para mucha gente, y ese es el
problema”, dijo el planificador financiero David Mullins, de Mullins
Wealth en Richlands, Virginia. Los pendientes crecen, los intereses se acumulan
“y antes de que pase mucho, hay un monstruo de cuatro o cinco dígitos que
llega por correo cada mes a saludar”, dijo. “El problema es que la
deuda te hace sentir mal, entonces para sentirte bien, gastas más. El ciclo
puede continuar hasta que se llega a un punto de inflexión”.

La clave es darse cuenta de que “está bien cometer
errores y que es cómo aprendes de ellos lo que define tu carácter y construye
tu autoestima”, dijo Pat Clark, director de planificación financiero de la
firma de gestión de patrimonio RS Crum, en Newport Beach, California.

CONSEJOS

¿La lección a extraer? Lleve un registro de sus gastos.
Anótelos, aconseja Mullins, porque “cuando se trata de llevar un
presupuesto, las cuentas mentales simplemente no funcionan y un pequeño vicio
puede convertirse en un gran problema antes de que se dé cuenta. Los intereses
compuestos funcionan en ambos sentidos”.

También podría gustarte Más del autor