La UE arranca la guerra de silla

El Mundo
ESpaña

 

Manfred Weber es alemán, conservador, líder del Partido Popular Europeo en la Eurocámara, habla inglés y tiene al apoyo de la canciller Angela Merkel. En condiciones normales, todo ello podría ser más que suficiente para convertirlo en presidente de la Comisión Europea el año que viene, sucediendo a Jean-Claude Juncker. Pero no vivimos en tiempos normales. La carrera para la presidencia del Ejecutivo comunitario arrancó oficiosamente, con la presentación formal de la candidatura de Weber. “Europa está en una encrucijada (…) no podemos seguir como hasta ahora. Contribuiré a devolver Europa a los ciudadanos y a abrir un nuevo capítulo. Quiero  convertirme en el candidato del PPE para las elecciones europeas de 2019 y ser el próximo presidente de la Comisión. Europa necesita un nuevo inicio y más democracia”, aseguró Weber ofreciéndose como ‘Spitzenkandidaten’ de la derecha. El eurodiputado es muy conocido en Bruselas, pero no tiene el caché de la mayoría de los posibles rivales que suenan en las quinielas, casi todo especulaciones,  rumores y movimientos en la sombra.

Por parte de los populares, que tendrán que decidir su candidato en noviembre en un congreso en Finlandia, el ex primer ministro y ex eurodiputado Alex Stubb está en la carrera, tras haber desbancado a su compatriota Jyrki Katainen, actual vicepresidente comunitario, que tras tantear durante un año sus posibilidades dio el paso atrás antes del verano.

También podría gustarte Más del autor