Las medidas proteccionistas del Brasil y sus efectos en el comercio fronterizo

Por MCS
[email protected]

Cuando precisamos adquirir artículos electrónicos o tecnológicos, electrodomésticos, perfumes u otros artículos novedosos, lo primero que nos viene en mente es realizar un viaje hacia una de las ciudades fronterizas con el Brasil.

Los compradores y revendedores brasileros piensan de la misma manera, decidiendo trasladarse cientos y en algunos casos, miles de kilómetros, en busca de precios más competitivos. Sin embargo, con las medidas adoptadas por el país vecino esto podría cambiar muy pronto.

Para comprender sus probables efectos, debemos comprender el contexto en el que se dan.

 BREVE HISTORIA DEL COMERCIO FRONTERIZO CON EL BRASIL
Nuestro país limita con Argentina Brasil y Bolivia, sus fronteras suman 3.425 km. Con Brasil tenemos dos tipos de fronteras, la húmeda de 630 km. y la terrestre, de 315 km. Los límites fluviales naturales están conformados por los ríos Paraná, Paraguay y Apa; los terrestres, por la cordillera de Mbaracayú, la Cordillera de Amambay y el Salto del Guairá. La circulación de mercancías entre Brasil y Paraguay es una práctica antigua.

Hasta la década del 1960, los flujos comerciales se concentraban en recursos naturales (madera y yerba mate). En esa década se produjo un aumento del comercio de productos agrícolas tales como el café y la soja y a la vez empieza a hacerse presente el contrabando, principalmente de bebidas alcohólicas, además de productos de higiene y alimentos. Posteriormente, con el fortalecimiento del libre comercio en Paraguay en la década de 1970, se observó una mayor diversidad de productos y un aumento en el flujo de comercial principalmente en Ciudad del Este.

Durante la década de 1990 se visualizó el punto más alto de este mercado. Los productos electrónicos de origen asiáticos, comenzaron a ser vendidos por trabajadores extranjeros (brasileros, libaneses, orientales, etc.), que no poseían ninguna seguridad laboral. Más recientemente, mientras las relaciones comerciales entre Foz de Iguazú y Ciudad del Este comenzaban a ser más controladas, la circulación de trabajadores y mercancías en la frontera de Guaíra con Saltos del Guairá, y de Pedro Juan Caballero con Ponta Porá se fortalecían, pues en las mencionadas el control no era aún tan riguroso.

ACTUALIDAD DEL COMERCIO CON BRASIL
En general, Brasil es el principal socio comercial de Paraguay, hasta mayo del presente año, 27,6% de las exportaciones registradas fueron enviadas al mercado brasileño, por otro lado, el 22,7% de nuestras importaciones provienen del gigante sudamericano. En lo que va de este año, las reexportaciones sumaron US$ 1.344 millones y su participación en las exportaciones totales fue del 24%. Estos productos, que son bienes extranjeros provenientes de países asiáticos, se importan con el propósito de ser reexportados y tienen como destino, principalmente a Brasil.

El aumento y/o disminución del nivel de las reexportaciones depende en gran medida del desempeño económico de Brasil, en consecuencia, los periodos de crisis en el Brasil, repercuten en las importaciones totales de Paraguay, por ejemplo, en el año 2016, cuando la crisis brasileña tocó su punto más alto, la importación bajo el régimen de turismo disminuyó en 83%. Esto se debió a que gran parte de la misma se destina a la reexportación.

A mayo del presente año, las importaciones por el régimen de turismo sumaron USD 3.543 millones, estas importaciones representan el 73% de las importaciones totales. Por lo tanto, aproximadamente, el 40% de las importaciones totales se destinó a la reexportación. En lo que va del 2018, las reexportaciones aumentaron 9% y las importaciones por el régimen de turismo aumentaron en 20%, esto revela una recuperación del mercado brasileño y a la vez una recuperación de las ventas de las ciudades fronterizas: Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y Saltos del Guairá.

Sin embargo, en medio de esta recuperación, la principal preocupación de las ciudades fronterizas se trata de la próxima apertura de “dutty free” dentro de los municipios fronterizos de Brasil. Estos negocios podrían vender productos importados libre de impuestos, lo que quitaría el incentivo a los turistas brasileños o a los revendedores a cruzar la frontera para adquirir estos bienes suntuarios.

ESTA MEDIDA IMPACTARÍA PRINCIPALMENTE A 4 AGENTES:

  • A los importadores, quienes al tener una menor demanda, disminuirían sus volúmenes importados, y verían reducirse sus ganancias.
  • A las empresas que comercializan los productos importados en las ciudades fronterizas, cuyas ventas se reducirían significativamente ante una menor afluencia de turistas y revendedores.
  • A los trabajadores de la frontera, tales como: vendedores, paseros, cambistas, etc., que serían afectados ante una reducción del comercio fronterizo y por el eventual cierre de negocios.
  • Al fisco, ya que este, a través del régimen de turismo capta recursos económicos importantes que se reducirían ante una menor importación.

    Si bien Paraguay ha demostrado ser resistente y con capacidad de sobrellevar temporalmente los shocks externos provenientes de Brasil, esta medida amenaza a una gran cantidad de empresas y trabajadores fronterizos e instala un clima de incertidumbre en estas ciudades.

    El Estado Paraguayo debería en el corto plazo, emprender medidas compensatorias con el objetivo de aumentar la competitividad de Paraguay para evitar una depresión en las ciudades fronterizas. Mientras que en el mediano y largo plazo, resulta necesaria la implementación de medidas que permitan la diversificación de las exportaciones a fin de evitar la excesiva sensibilidad con respecto a nuestro principal socio comercial, Brasil.

También podría gustarte Más del autor