LOS VAIVENES DE LA GUERRA COMERCIAL

China, principal acreedores del gobierno estadounidense.

Por Joaquín López Dóriga Ostolaza
Socio Director de Estructura Partners

Durante las últimas semanas, los mercados han estado atentos al estado de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos (EU), cuyo desenlace podría derivar en una costosa guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

A pesar de la abundante evidencia de que el libre comercio internacional ha contribuido a mejorar el bienestar de la mayoría de la población a nivel mundial, también hay ciertos segmentos de la población que han quedado rezagados y han sido marginados a causa del libre comercio.

La campaña de Donald Trump fue sumamente eficaz en capturar el voto de estos segmentos marginados en EU, a los que ha prometido defender a capa y espada.

En abril del año pasado, Trump firmó una orden ejecutiva encomendando a las autoridades comerciales de Estados Unidos a realizar una investigación profunda y producir un reporte sobre las razones detrás del creciente déficit comercial. La premisa básica de este objetivo está predicada en el concepto de que el déficit comercial es uno de los principales factores detrás del deterioro en el bienestar de la clase trabajadora norteamericana.

El déficit comercial de EU creció 12% en el 2017 para alcanzar 566,000 millones de dólares, el más grande del mundo. Dos terceras partes de este déficit se explican por la relación comercial con China, donde el déficit asciende a 375,000 millones de dólares, un incremento de 8% con respecto al 2016.

También podría gustarte Más del autor