ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Opinión

¿Cómo medir la capacidad de teletrabajo de los colaboradores?

Los partidarios del teletrabajo tienen sus argumentos, por ejemplo: en bastantes ocasiones, ha aumentado la productividad de algunos colaboradores, obliga a la empresa a dar un salto tecnológico necesario, promueve el desarrollo de nuevas habilidades en los trabajadores, hace posible una mayor atención a los asuntos familiares de la casa, incrementa la posibilidad y alcance de conexión, participación y relacionamiento, aunque sea de manera virtual.

 
 
 

En una junta directiva de esta semana se planteó la pregunta con preocupación ¿Cómo medir la capacidad de teletrabajo de los colaboradores? Sin duda, las juntas directivas tienen la responsabilidad de actuar proactivamente respecto a los planes de respuesta que la dirección, la gerencia general, está dando a la crisis. En contextos de crisis, la junta directiva debe intervenir sin miedo ante demandas inmediatas y urgentes que pueden tener un impacto decisivo en la estrategia y en la sostenibilidad de la empresa.

 
 

Opinión

El decálogo de los protocolos familiares exitosos

Todos los retos empresariales se afrontan mejor desde las fortalezas. Las empresas familiares no son una excepción, como quedó claro esta semana en el segundo encuentro del programa de formación para familias empresarias “¡Larga Vida a la Empresa Familiar!”.

 
 
 

Desde Madrid, España, el consultor de empresas familiares José Álamo Ramírez, “Pepe” para los conocidos, compartió su experiencia sobre las singularidades más propias de las empresas familiares.

 
 

Opinión

Educar y recapacitar a la fuerza laboral para el nuevo mundo laboral

Cada día, entramos contacto con varios contenidos sobre la Revolución 4.0, el uso de la inteligencia artificial, la robótica, la irrupción de lo digital y sus impactos en la fuerza laboral. De todo lo que he estudiado al respecto, observo una cierta polaridad entre los más pesimistas, por un lado, y los más optimistas por el otro.

 
 
 

Los primeros predicen un futuro en el que la inteligencia artificial y la robótica sustituirán a la fuerza laboral humana. Los segundos, en cambio, afirman que habrá una reasignación de funciones derivada de la aparición de nuevos puestos, como, por ejemplo, el de administrador de redes sociales o el desarrollador de aplicaciones móviles, que hace 10 años no existían. Personalmente me cuento entre estos últimos.

 
 

Opinión

En la casa de los Ingalls, con Taylor Swift y Harry Styles

La pandemia de la COVID-19 ha generado dos movimientos inesperados en el mercado inmobiliario. Por un lado, lejos del desplome que se registró en tantas otras áreas de la economía, la incertidumbre ha llevado a muchísima gente a buscar refugio en la inversión más segura: la tierra, el ladrillo y el cemento.

 
 
 

La compra y venta de departamentos, y la construcción y refacción de quintas, estancias y casas de veraneo no solo se mantuvieron al mismo nivel de antes, sino que se incrementaron. Por el otro lado, las particularidades de la enfermedad y la necesidad de aislamiento social han impulsado a las personas a una especie de retorno a un estilo de vida campestre.

 
 

Editorial

Quitando dramatismo a la palabra deuda

Para muchas mentes sencillas, formadas en los severos rigores del ahorro, la palabra deuda encierra solo peligros y amenazas. Pero el mundo de la competitividad invita a tomar dinero por adelantado, invertirlo y llegar en menos tiempo a la meta deseada.

 
 
 

Ninguna economía de mercado podría funcionar sin créditos, palabra que no tiene nada de diabólica sino todo lo contrario, ya que deriva del latín creditum, que significa confiar, creer en alguien.