ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Opinión

El seguro de responsabilidad civil

Toda conducta humana genera una responsabilidad. Cuando por esa conducta realizada con dolo, o bien culpa o negligencia produciendo un daño a otro, estamos ante un hecho ilícito que puede dar nacimiento a la obligación de indemnizar.

 
 
 

Guillermo Fronciani | ABOGADO

Entonces, para que ello se produzca deben reunirse dos elementos principales. 1) que haya daño causado y 2) que el autor del hecho se le pueda imputar dolo, culpa o negligencia. En el primer caso habrá un delito; en el segundo un cuasi delito. Nuestro Código Civil en su artículo 1833 se refiere a la responsabilidad por hecho propio al expresar: “…El que comete un acto ilícito queda obligado a resarcir el daño. Si no mediare culpa, se debe igualmente indemnización en los casos previstos por la ley, directa o indirectamente…”, se refiere aquí a los actos propios, y en su artículo 1834 define qué actos tendrán el carácter de ilícitos. Pero la responsabilidad puede derivar también de un acto ajeno: “…El que cometiere un acto ilícito actuando bajo la dependencia o con autorización de otro, compromete también la responsabilidad de este…” (Art. 1842 Código Civil). Y por último la responsabilidad también puede ser sin culpa cuando: “...El que crea un peligro con su actividad o profesión, por la naturaleza de ellas, o por los medios empleados, responde por el daño causado, salvo que pruebe fuerza mayor o que el perjuicio fue ocasionado por culpa exclusiva de la víctima, o de un tercero cuyo hecho no deba responder…” (Art. 1846 Código Civil) y “…El dueño o guardián de una cosa inanimada responde del daño causado por ella, si no prueba que de su parte no hubo culpa, pero cuando el daño se produce por vicio o riesgo inherente a la cosa solo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. El propietario o guardián no responderá si la cosa fue usada contra su voluntad expresa o presunta…” (Art. 1847 Código Civil). Estos últimos artículos se refieren a la llamada responsabilidad extracontractual es decir no proviene de un contrato entre las partes y por tanto no existen derechos y obligaciones previamente pactadas.