ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Opinión

Empresa familiar: ¿cómo ayudo a mis hijos?

En temas de desarrollo personal y también profesional existe un principio de validez universal y que, con demasiada frecuencia, solemos tener olvidado: “Una ayuda innecesaria es una limitación al desarrollo”.

 
 
 

Hablando de este tema con un empresario familiar, éste me decía: “a la familia le cuesta entender mi actitud de exigir a mis hijos y no facilitarles las cosas. Siento que no estoy actuando bien, si me dedico a quitar las piedras de su camino. La vida de empresario es muy dura y requiere estar acostumbrado a superar dificultades. También suelo hablar con mis hijos de los logros y de las satisfacciones que me da la empresa”.

Otro empresario del sector de electrodomésticos me comentaba orgulloso que podía ir retirándose poco a poco, ya que su hijo y su hija habían sido muy responsables en su etapa de estudiantes y, también ahora, trabajando en la empresa familiar. “Cómo me dolía exigirles que se ganaran todas aquellas cosas que querían! Me hubiera resultado más sencillo tirar de chequera, pero recordaba que el mundo real no es sencillo y que siempre he disfrutado más de aquello, que me ha costado esfuerzo conseguir”.