ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Opinión

¡Salven a las gallinas!

¿Querés huevos? Cuidá la gallina. Parecía sencillo, pero no escuchamos las advertencias más sensatas hasta que la gallina se enfermó.

 
 
 

Ahora, la naturaleza, que no es gallina y nos ha sustentado, requiere cuidados especiales, sobre todo si queremos seguir viviendo y disfrutando sus frutos.

En la explotación de los recursos naturales, que para Paraguay es esencial, el cuidado de la naturaleza depende del estado, los gobiernos, las empresas y de cada uno de sus habitantes. Los consumidores, tanto aquí como en el extranjero, exigen productos y servicios sostenibles y no perdonan deslices irresponsables. El negocio de “ser sostenibles” se impone como urgente necesidad frente a los daños y riesgos que hemos creado con la desprotección del ambiente. Ponerse a tono con las normas ambientales es un deber inevitable y una inversión conveniente. Tanto el sector público como el privado están asumiendo esta realidad y actúan en consecuencia, no vale arriesgarse a las contingencias legales, económicas y reputacionales. El mercado implanta una demanda de cambio productivo y no satisfacer la demanda, se sabe, es muy mal negocio…