Paraguay apunta a ser protagonista regional

Mayor crecimiento económico frente a economías de ALC

Maria Paz Vaesken

[email protected]

El país se ha desarrollado rápidamente en los últimos años y tiene el potencial de ser una de las economías emergentes de mayor dinamismo y fuerza de América Latina y el Caribe (ALC).

El rápido crecimiento económico ha estado acompañado de menores niveles de pobreza y mejoras en el bienestar, según un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Sin embargo, Paraguay aún debe afrontar importantes desafíos. Es necesario promover cambios estructurales que generen ganancias de productividad en todos los sectores de la economía, bajo criterios de sostenibilidad ambiental; y al mismo tiempo, garantizar que dichas transformaciones productivas se traduzcan en beneficios para la población, particularmente la menos favorecida: jóvenes, mujeres y poblaciones indígenas.

El proceso de transformación productiva, anclado en mejor gestión pública e instituciones robustas, puede propulsar el crecimiento del PIB en el mediano plazo a cerca de 6% por año.

La meta es alcanzable si el país logra aumentar en 25% las contribuciones al crecimiento de la acumulación de capital humano, capital físico y de la productividad de los factores, lo cual es posible propulsar por medio de la inversión pública y privada.

DESEMPEÑO ECONÓMICO
Paraguay ha sido una de las economías de más alto crecimiento en la región durante la última década.
El crecimiento de la economía paraguaya se explica, del lado de la oferta, por el dinamismo de sectores tradicionales como agricultura y electricidad.

Sin embargo los bajos niveles de productividad del trabajo están relacionados con altas tasas de informalidad del mercado laboral.

DESEMPEÑO SOCIAL
La desigualdad en la distribución del ingreso también se ha reducido principalmente en áreas urbanas, aunque no ha sido determinante en la disminución de la pobreza.

La calidad de vida ha mejorado en diferentes dimensiones; sin embargo, persisten desafíos, particularmente a nivel territorial, donde la inequidad entre zonas rurales y urbanas es pronunciada, afectando particularmente a las poblaciones indígenas.
Asimismo, los desafíos en igualdad de género aún son significativos. El Índice Global de Brecha de Género (GGI) de WEF (2016) ubica Paraguay en la posición 96/144, último lugar entre los países sudamericanos.

MEDIOAMBIENTE
Paraguay ha sufrido un intenso proceso de deforestación que impacta el medioambiente a través de diferentes canales. Primero, Paraguay perdió 17% de la superficie total de bosque del país, entre 1990 y 2010, según la FAO.
Los desafíos son numerosos y es indispensable priorizar.

A partir del análisis llevado a cabo se sugiere una secuencia de implementación que priorice el fortalecimiento de la gestión pública y el desarrollo de infraestructura productiva y social, los cuales actuarían como catalizadores de la participación privada y motores de transformación.

Esta priorización permitiría en el corto plazo: canalizar mayores recursos públicos y privados de inversión, incrementar el potencial productivo de la economía y mejorar condiciones de vida.

El viceministro de Economía, Humberto Colmán manifestó que es necesario elevar y sostener el crecimiento económico del país.

Expresó que las brechas en infraestructura, productividad y en capital humano, son
oportunidades, estas dan la pauta para seguir creciendo hacia un desarrollo.

“Existen contextos externos que no van a ser muy amigables como los precios internacionales bajos, las guerras comerciales y el proteccionismo, a pesar de ello tenemos oportunidades para seguir en el proceso de crecimiento, para reducir la inequidad y mejorar las condiciones de vida”, acotó.

Alejandro Quijada economista dijo que la principal conclusión que nace del estudio es que para que el país de sostenibilidad al crecimiento de los últimos años, es importante continuar trabajando con 4 grandes áreas.
“Por un lado seguir fortaleciendo las instituciones y la gestión pública y por otro lado seguir trabajando en infraestructura productiva además de seguir fortaleciendo la acumulación de capital humano, mejorar la calidad de vida de las personas y potenciar la diversificación productiva”, concluyó.

 

 

También podría gustarte Más del autor