Pasó del periodismo al amor por la repostería

Joven busca marcar la diferencia con tortas personalizadas

Es indudable el cre­cimiento de los em­prendedores en el área gastronómica, la repostería es una de sus ramas que por excelencia se ha vuelto un rubro muy solicitado, pero requiere de pasión y dedicación.

Patricia Figueredo es una joven madre, periodista y actualmente repostera, quien decidió dejar de ejercer su profesión para dedicarse plenamente a sus hijos y a su nuevo em­prendimiento denomina­do “Dulce Gracia”.

“Dulce gracia nació de una manera inesperada, estu­dié periodismo, terminé la carrera, me dediqué a eso 5 años, luego fui mamá y deci­dí serlo a tiempo completo, sin pensar que podía dedi­carme a la repostería. Cuando inicié solo sabía realizar tortas marmoladas y tortas básicas como de coco, y un día realicé las tortas para mi cumpleaños y el de mi her­mano, después ya me animé a preparar recetas mejores, las subí a las redes y me em­pezaron a realizar pedidos”, mencionó Figueredo.

El negocio inició hace cua­tro años y ofrece la opción de personalizar los pasteles solicitados con distintos detalles, ya sean elegantes o casuales, para todas las ocasiones, como cumplea­ños, bodas y aniversarios. Los pasteles tienen un ran­go de precio de G. 65 mil el kg. y los que cuentan con más detalles y elaboración rondan los G. 100 mil el kg. en adelante.

La inversión para iniciar con Dulce Gracia fue gradual, ya que comen­zó con las principales herramientas básicas, como un horno, batido­ras y materia prima. El monto aproximado fue de G. 2 millones.

Actualmente Dulce Gracia es una marca registrada y apunta al crecimiento constante, pensando plenamente en sus clientes, quienes valoran la forma de elaboración de sus productos.

También podría gustarte Más del autor