Alberdin, una empresa familiar con gusto tradicional en el Paraguay

Por Elisa Alvariza Arce      &    Gustavo Saba
[email protected]               [email protected]

Alberdin desde 1955 se desempeña como una empresa de productos alimenticios que brinda a sus clientes productos con calidad y una amplia experiencia en el ramo. Negocio que se inició como un pequeño emprendimiento familiar y se extendió por tres generaciones consecutivas conquistando a los clientes en los 14 puntos de venta existentes en el país.

Los fundadores de esta empresa fueron el matrimonio formado por don Carlos Martínez y doña Rosa Cárdenas. Desde entonces trabajaron con sus hijos y actualmente están a cargo sus nietos.

Desde allí, la empresa ha ido creciendo, implementando nuevas tecnologías para mejorar los productos muy conocidos en el mercado, como lo son las pastas y los bocaditos dulces y salados. El licenciado Carlos Giménez, gerente general de Alberdin, expresó que en este momento la empresa apunta a la organización, donde la estandarización de los productos es el mayor desafío.

Indicó que lo que buscan es mantener la filosofía de los fundadores, que es: “Lo que vende la empresa es mantener la calidad de nuestros productos”.

EXPANSIÓN

Con el correr de los años no solo han aumentado los puntos de venta propios sino también los franquiciados, que ayudó a extender su servicio en el país, comentó Giménez. Además de ello, en lo que corresponde a las fuentes de trabajo, Alberdin actualmente cuenta con 200 empleados distribuidos en 2 plantas de fabricación y los puntos de venta ya mencionados.

GESTIÓN EMPRESARIAL

Hablar de calidad y una buena gestión es lo primordial para sacar a flote a una empresa. En ese sentido, Alida Martínez, nieta de los fundadores y actual propietaria de la empresa, comenta que don Carlos, el fundador, atendía personalmente a los clientes, implementando desde ahí el enfoque hacia el cliente como eje principal de la gestión, además de no descuidar los detalles en cuanto a la calidad de los productos

Certificación de calidad ISO

Hace tres años que Alberdin cuenta con la certificación internacional de calidad, dentro de las normas ISO 9001, que fue ratificada en el 2009. De esta manera, las nuevas implementaciones tecnológicas y la aplicación de sistemas de planificación, seguimiento y evaluación de los procesos ayudan día a día a seguir con la misma calidad hace más de 50 años.

SEGUIMIENTO

No solo es necesario mantener la calidad de los productos en la empresa sino también es necesario todo un sistema de control dentro de la cadena de los proveedores, que son quienes distribuyen los productos para ser llevados a la mesa familiar.

Este concepto fue bien analizado en Alberdin por ello cuenta con un sistema que compromete al proceso productivo de venta, distribución y consumo, con varios puntos a tener en cuenta, como la selección estricta de proveedores, estableciendo relaciones mutuamente beneficiosas, inspección constante de la materia prima, control continuo de los distribuidores, sistemas de gestión de control de calidad de atención al cliente en sus locales propios, como en los franquiciados, entrenamiento del personal, para contar con una óptima producción y alcanzar un nivel máximo de producción.

La propietaria de Alberdin dice que estos conceptos son importantes a la hora de elegir la amplia gama de sus productos

La innovación de los productos ofrecidos

Hoy en día, Alberdin está gestionando proyectos para innovar los productos tradicionales que ofrece la empresa (sándwiches, empanadas, croquetas, pizzas, pastas, etc.) para tener mayores y diferenciadas ofertas de comercialización.

Considerando el ritmo actual de vida, el cual es muy rápido, la compañía se amoldó a las exigencias del consumidor para que este cuente con todo lo que necesita a tiempo, minimizándole los tiempos al utilizar los mejores métodos de conservación de los alimentos.

De esta manera, los alimentos extienden su vida útil, adquieren mayor practicidad y con un corto tiempo de calentamiento ya pueden ser servidos. Así, Alberdin ofrece a las amas de casa y encargadas del hogar una opción rápida, sencilla y de buen sabor, cuyo énfasis es el que hace la compañía.

PARA EJECUTIVOS

Si bien Alberdin fue creado como una empresa enfocada en la familia en un principio, esto se fue diversificando. Es así que hoy en día ofrece un amplio menú para recepciones empresariales, que van desde los simples sándwiches hasta los más finos platos elaborados.

Las pastas siempre son la especialidad de la casa, en especial los canelones, capeletis y ravioles. Mientras que para los amantes de la carne, Alberdin ofrece una amplia variedad.

Como otro complemento al menú ejecutivo, la empresa empezó a incluir también postres variados, como el tiramisú y 3 leches, todas recetas caseras que hacen recordar a las antiguas épocas manteniendo siempre la calidad y el buen gusto.

HISTORIA DE ALBERDIN

La señora Alida Martínez, actual propietaria, relata que la empresa está estrechamente relacionada con la familia. Es que su padre, don Carlos Martínez, cuando vivía en Concepción del Uruguay (Argentina), trabajaba de contador público y su señora, doña Rosa Cárdenas, se dedicaba en sus tiempos libres a estudiar cocina.

Y es así como un día a don Carlos se le ocurrió en un momento: "Si mi señora cocina bien, yo soy organizador de eventos y sé vender, ¿por qué no juntar esas dos habilidades?". Poniendo ese espíritu dinámico y emprendedor en marcha, fue como Alberdin empezó a gestarse.

En 1955, la familia vuelve a Asunción y el matrimonio Martínez decide instalar el Almacén Alberdi, este nombre lo adquiere por la ubicación en que estaba el recinto, Alberdi y Avenida Quinta.

Es en ese almacén donde doña Rosa empieza a vender los pastelitos, las milanesitas y luego los sándwiches. Además, a doña Rosa le gustaba cocinar pastas caseras, tanto así que era de invitar a sus vecinos, estos, al quedar maravillados por la exquisitez de comida que probaban, la animaron para que vendiera ese producto en el almacén.

Y fue así que el Almacén Alberdi, incluyó en su menú las pastas caseras, convirtiéndose en el primer local que ofrecía pastas caseras a la venta. Poco a poco el almacén fue desapareciendo para cerrar definitivamente en 1965, dejándole el lugar a la "Pastelería Alberdi", al ver que el publico tenía mayor preferencia hacia las pastas y los bocaditos.

La empresa familiar en 1969 se agranda y abre una fábrica de pastas y en el año 1974, los dueños deciden cambiar a solamente Alberdin.

Moderna infraestructura desde el inicio hasta hoy

En 1969 se habilitaba la primera fábrica de pastas. Contaba con 15 modernas máquinas para la producción.

Hoy día Alberdin cuenta con varios puntos de venta, acondicionados para el confort y placer de los clientes.

También podría gustarte