Saber ahorrar, invertir y reinvertir para ser rico

APRENDER A ADMINISTRAR EL DINERO ES FUNDAMENTAL

Aprender a administrar tu dinero tiene mucho que ver con la mentalidad de uno mismo, sin dejar de lado la educación financiera con la que uno se maneja.

Existen algunos hábitos que también pueden ayu­dar a llevar una vida mejor, además de los ejemplos que también se pueden apuntar de algunas personas des­atacadas que entran en la categoría de ‘muy rico’.

Por citar un ejemplo, John Davison Rockefeller, gran empresario e inversionista, ya desde muy joven mos­traba gran interés por los negocios.

A continuación, según el portal digital de For­bes México se expone un listado de acciones que se pueden llevar a cabo para llegar a esa categoría.

  1. A la gente muy rica le en­canta leer.

Por ejemplo, Bill Gates lee al menos un libro a la semana, Warren Buffett invierte alrededor del 80% de su día leyendo, cuando le preguntaron a Elon Musk cómo aprendió sobre cohetes espaciales, respondió: ‘‘leo [muchos] libros’’. Mark Zuckerberg lee un libro cada dos se­manas, y la lista es exten­sa.

  1. La gente muy rica pla­nifica.

Después de todo, el dine­ro no puede comprar tiem­po extra, así que no tienen tiempo para perder.

  1. Escucha audiolibros.

Siguiendo con el hecho de que valoran enormemente su tiempo, aprovechan ac­tividades triviales.

  1. Se levanta temprano.

Éste quizá sea menos po­pular, pero es un común denominador en muchas personas exitosas y adine­radas.

  1. Ven poco o nada de tele­visión.

Algo que tienen en común es lo productivo que hacen del día, y en lugar de in­vertirlo viendo televisión lo usan para cosas más importantes como leer o meditar.

Ahora bien, para el caso de los inversionistas, se enumeran algunos hábitos muy productivos

  1. Piensan a largo plazo y entienden el poder del interés o capitalización compuesta.

Si estudias acerca de la vida de Warren Buffett o Charlie Munger, verás que no hicieron sus “billones” de la noche a la mañana. Todo fue parte de un largo proceso, y en el centro de ese proceso está el inte­rés compuesto. El interés compuesto es el secreto que puede convertir cientos en miles, y ¿porqué no? millo­nes a largo plazo.

  1. Aprenden a vivir por de­bajo de sus posibilidades.

Después de todo, ya no trabajan por dinero, sino que ponen el dinero a tra­bajar por ellos. Imagina que ahora obtienes un plan te­lefónico por US$ 100 men­suales; aunque en principio no parece mucho, equivale a US$ 12.100 en 10 años (y eso que sin invertirlos, si los inviertes a una tasa de 9.8% de retorno anual ob­tendrías unos US$ 20.682). Con eso puedes comprar tu libertad financiera por más de un año.

Así pues, la gente muy rica, ahorra, invierte y reinvierte.

También podría gustarte