Empresas españolas siembran dudas en licitaciones públicas

TERREMOTO SACUDE CIMIENTOS DEL GOBIERNO

Las licitaciones de “mo­numentales obras” -como lo dice el presidente de la República, Horacio Car­tes- atrajo no sólo la aten­ción de constructoras con buenas prácticas empre­sariales, sino también a empresas con dudosa re­putación por negros an­tecedentes.

Entre ellas se destacan las españolas, sindicadas no sólo en su país de pagar sobornos e incumplir con­tratos, sino también en la región.

El último caso guarda re­lación con Isolux, una em­presa a la que los bancos españoles pidieron desca­bezar la cúpula a cambio de recibir un salvavidas financiero, puesto que está con serios problemas.

Esta firma fue adjudicada para la construcción de llamado “superviaducto”, recientemente inaugura­do en las intersecciones de las avenidas Madame Lynch y Aviadores del Chaco.

En esta línea, el diario español El Mundo se en­cuentra realizando una investigación al políti­co Jordi Pujol Ferrusola, quien supuestamente operó a favor de la contra­tista para asegurar el negocio en el país a través de un intermediario, muy cercano al ministro Jimé­nez Gaona, siempre según el medio español.

OTRA DENUNCIA

El ingeniero Hermann Pankow, quien diseñó el superviaducto, criticó duramente la adjudica­ción de la mayoría de las obras emblemáticas del MOPC. En el caso del su­perviaducto, expresó: “Le dejaron a una empresa española (Isolux Corsán) con problemas similares a Sacyr, y se obligó a las otras empresas a cotizar un proyecto más caro, respecto a lo que se ad­judicó”, dijo al periódico Última Hora.

En esta licitación, otro consorcio había sido des­calificado por la simple razón de que presentaron la oferta en otra moneda, algo solucionable en 5 mi­nutos.

SACYR

Desde la conducción del MOPC hay actitudes que llaman la atención. Por ejemplo, La Contraloría General de la Repoública había suspendido la licita­ción del aeropuerto Silvio Pettirossi a favor de Sacyr debido a una falta de pre­calificación en el proceso.

Ante la decisión de la Contraloría, el presidente Cartes expresó que abor­taría el proceso de lici­tación. A pesar de estas declaraciones Jiménez Gaona continúo insistir­ndo a favor de la empresa.

VÍNCULOS ESTRECHOS

Actualmente, España ha intensificado las re­laciones bilaterales con Paraguay -lo dijo el pro­pio embajador paraguayo en ese país días atrás-, momento justo para que tanto desde el Ministerio Público como el Ministe­rio de Relaciones Exterio­res pidan colaboración a la Policía Judicial española a fin de esclarecer la fuerte denuncia.

Las empresas brasileñas ligadas a escándalos gi­gantescos de corrupción, como Odebrecht y JBS, no se quedan atrás.

El mismísimo Marcelo Odebrecht, dueño de la empresa, había comparti­do con autoridades para­guayas, aunque ninguno de sus planes prospera­ron.

La que sí quedo es JBS, hoy investigada por pagar sobornos por más de US$ 100 millones a políticos del vecino país.


También podría gustarte