Neoyorquinos se mudan en tropel a estados del Cinturón del Sol

Steve Matthews

Casi 600.000 estadounidenses se mudaron desde el oeste medio y el noreste a estados del Cinturón del Sol el año pasado, la mayor cantidad desde 2005, según el demógrafo William Frey, de la Brookings Institution. La migración ha impulsado el crecimiento a lo largo de las costas oeste y sudeste, así como en Nevada y Arizona, lo que refleja una economía nacional más sana que ha facilitado reubicarse.
Los centros de retiro de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, y The Villages, cerca de Orlando, fueron las áreas metropolitanas de más rápido crecimiento en Estados Unidos en el año terminado el 1 de julio, en tanto un flujo de trabajadores más jóvenes condujo a un auge de empleos en Florida, Georgia y Nevada, áreas todas que crecen al doble de la tasa nacional.
Datos del Gobierno de EEUU publicados este viernes mostraron que la inversión residencial aumentó a un ritmo anualizado de 13,7 por ciento en el primer trimestre, lo que contribuyó con 0,5 punto porcentual al crecimiento económico, lo máximo desde el cuarto trimestre de 2012.
Florida añadió 207.155 personas en 2016. Y Nueva York, Illinois y California perdieron, cada uno de ellos, más de 100.000 personas.

También podría gustarte