Organizaciones ganan cuando colaboradores compiten entre sí

Agregar el juego dentro de los procesos diarios de cualquier empresa para motivar a los empleados es un mecanismo cada vez más utilizado por las empresas en el mundo. Incentivar la competencia interna entre los persona­les impulsa a la creación de nuevas ideas y agreguen valor a la empresa tradu­ciendo al mismo tiempo un margen mayor en cuanto a crecimiento.

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

“Promover la compe­tencia laboral entre com­pañeros debe convertirse en una política muy im­portante para toda orga­nización porque a través de ella, los colaboradores salen de su zona de con­fort para producir ideas que generen nuevos ne­gocios”, comenta Sinthia Rodríguez, responsable de desarrollo organizacional facilitadora de Javier Bar­bero.

La licenciada Graciela Imas de Riveros, vicepresi­denta de Tupi SA y respon­sable del capital humano de la organización relata que el desarrollo personal y profesional de los cola­boradores está estrecha­mente vinculado con el crecimiento y desarrollo de la propia organización. “A nivel gerencial estamos implementando un siste­ma anual de evaluación e incentivos, diseñados bajo un enfoque de compartir el éxito y el riesgo con la empresa y donde todos nos sentimos comprometi­dos”, puntualiza.

ALGUNAS ACTIVIDADES

Las actividades que suelen realizarse en un concur­so interno, por lo general están relacionadas a obje­tivos comerciales defini­dos, afirma Patricia Nieto, coach organizacional y de vida. Otras actividades que por lo general son desa­rrolladas en un concurso interno son aquellas para lograr un ascenso o para desarrollar proyectos.

“Las actividades de com­petencias deben estar in­corporadas a la empresa como base de la cultura y valores de la organiza­ción y el límite debería ser cuando generan enfren­tamientos u originan un clima laboral negativo”, continúa Rodríguez. La competencia laboral tiene que ser sana y orientada a la mejora de los procesos y a agregar valor a la orga­nización. Cuando eso se pierde, ya no es recomen­dable realizarla.

Algunos beneficios que se obtienen con la aplica­ción de estas estrategias a nivel empresarial es que la empresa tenga perso­nas más involucradas para llevar adelante el proyec­to o puesto seleccionado, mejora el clima laboral, disminuye la rotación de la nómina y se logra mayor profesionalización de los empleados en sus puestos de trabajo.

También podría gustarte