Una emergencia necesita ser prevenida financieramente

El fondo de emergencia, a diferencia del ahorro convencional, es una reserva de dinero destinada a utilizarse únicamente en situaciones inesperadas que generan una crisis.

Para lograr tener uno es necesario ahorrar cierto porcentaje de sus ingresos y mantenerlo en un lugar seguro.

LA CULTURA

El ahorro como una cultura es de por si una ventaja en cuestión de salud financiera, ya que ayuda a poder facilitar cualquier compra al contado.

El fondo de emergencia, sin embargo, es pensado no para gastarlo sino como un seguro; por lo general no se conoce la pequeña diferencia que radica en ambos ya que los fines y el esfuerzo que llevan son completamente diferentes.

SOBREENDEUDAMIENTO

Al respecto, el economista Diego Duarte comentó con 5días que es sumamente importante respaldar el fondo de emergencia porque lo que se ha visto de un tiempo a esta parte ennuestro país es que no se considera el ahorro como una estrategia y se gastan todos los ingresos e incluso más de lo que ingresa.

Por otro lado, remarcó que a raíz de este tipo de actitudes,se vive una situación de sobreendeudamiento que si se sumara con alguna crisis o emergencia extrema sería nocivo para la estructura financiera de la familia.

Algunos consejos para crear un fondo de emergencia que nos presenta el sitio web Finanzas Prácticas son:

1- Según sus ingresos, determine un porcentaje fijo y considere ese monto en su presupuesto mensual, haciéndolo un hábito.

2- Abra una cuenta en el banco específica para el fondo de ahorro. Aléjelo de cualquier cuenta de ahorro para no utilizarlo.

3- Si se presentó una emergencia y utilizó una parte o el total del fondo,es recomendable que

incremente el porcentaje que ahorra cada mes.

4- Si sus ingresos se incrementan, aumente a la par el porcentaje que destina al fondo de emergencias. El esfuerzo que hace mes a mes se verá recompensado con la tranquilidad

de poder solventar las crisis sin contratiempos financieros.

5- Puede tener dos fondos de emergencia: uno para situaciones menores y uno para emergencias mayores. El primero le serviría, por ejemplo, para arreglar el daño de un

electrodoméstico o para el tratamiento de una gripe.

El segundo sería ideal para solventar enfermedades prolongadas, un daño mayor

del carro o los perjuicios ocasionados por un desastre natural.

Los expertos aconsejan acumular un fondo de emergencia equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales, es decir, lo suficiente para pagar la hipoteca o elalquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese periodo.

Pregúntese qué cantidad ahorrada le daría seguridad y fíjela como objetivo.

 

También podría gustarte