Sacyr sufre gran revés en el arbitraje del Canal de Panamá

Por José Zalazar

Según el diario español Expansión, el consorcio liderado por la constructora española Sacyr, quien también esta en medio de una polémica en Paraguay por el proceso de adjudicación del proyecto de modernización del Aeropuerto Silvio Pettirossi, sufrirá un egreso económico de casi US$ 23,6 millones por gastos en el proceso.
PRIMERA CAÍDA

Este es el primer golpe duro para Sacyr en las reclamaciones que le enfrentan a las autoridades panameñas. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha comunicado a última hora de este lunes su victoria en una de las demandas que la enfrentan desde hace meses con el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la constructora española y en el que también participan la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa.

El fallo obliga a las firmas asociadas para la ampliación del canal —obra entregada a mediados del año pasado tras casi una década de trabajos— a abonar más de US$ 22 millones por “gastos en el proceso de arbitraje”, siempre según la información proporcionada por el ente público que gestiona la infraestructura al diario Expansión. A esa cantidad hay que añadir otros US$ 900 mil “en concepto de provisión para gastos”.

A última hora de la tarde horario panameño, Sacyr no se había pronunciado al respecto. “GUPC y sus accionistas presentaron reclamos por encima de US$ 192,8 millones y también solicitó una extensión de tiempo. Todos los reclamos fueron desestimados”, subraya la Autoridad del Canal de Panamá en la nota en la que ha notificado el resultado del arbitraje. “El Tribunal Arbitral constituido de conformidad con el reglamento de arbitraje de la ICC emitió su decisión final a favor de la ACP con respecto al reclamo sobre la ataguía [una estructura temporal diseñada y construida por GUPC para poder realizar trabajos en seco]´en la entrada del Pacífico, reconociendo que el resultado es una victoria para la ACP”, añade el gestor público panameño.

El monto total susceptible de ser reclamado por el consorcio de Sacyr, Impregilo, Jan de Nul y Cusa a las autoridades panameñas por sobrecostes y retrasos en las obras ascendía a mediados de junio a US$ 5.685 millones. Mientras tanto en Paraguay, Sacyr se llamó al silencio tras el duro cruce entre el MOPC y la Contraloría General de la República, quien insiste a través de un dictamen en cancelar la polémica licitación.

También podría gustarte