Ante bajos retornos, es mejor invertir antes que ahorrar

Por José Zalazar

En un entorno de tipos de interés cero, donde la rentabilidad ofertada por la liquidez ha caído hasta ese mismo porcentaje, se está dando un fenómeno curioso, el auge de los nuevos inversores.

Apoyados en la idea de que ese período de no retribución se prolongará aún en el tiempo, se esta dando la conversión casi forzada del tradicional ahorrador hacia un “neo” inversor.

Son cada vez más las personas que pasan de no querer asumir riesgo alguno en su patrimonio, a estar expuestos a posibles pérdidas para contrarrestar las desmotivaciones de los gastos administrativos bancarios, impuestos a los depósitos, las bajas tasas de interés, los bajos fondos de garantía y la inflación. Todo ello bajo el principal argumento de que no hay motivos para pensar que el actual ciclo expansivo, tanto de la renta fija como de la renta variable, va a cesar y que el dinero no puede estar parado.

ROLES DIFERENTES

Dicho lo cual, el hecho de que existan otras opciones financieras como las inversiones bursátiles y bonos que pueden ofrecer una rentabilidad de 15% suena muy tentador. Sin embargo, el problema no viene de ese inversor consciente de la rentabilidad/riesgo que asume, sino de aquel ahorrador que es traspasado hacía un perfil más agresivo y que no se corresponde con lo que realmente puede asumir explica a 5dias el economista Javier Alonso, indicando que uno, al asumir un riesgo financiero, también asume la responsabilidad de las estrategias de mercado que la directiva de la empresa decida implementar. Eso está provocando que muchos de esos “nuevos” inversores no entiendan que ahorrar e invertir son cosas diferentes y que los roles son totalmente opuestos.

El ahorro requiere el tener un dinero separado, que sea totalmente líquido, de fácil e inmediato acceso y que cuente con la máxima seguridad. La cuenta clásica de ahorro bajo el amparo de un fondo de garantía es el claro ejemplo. (En Paraguay el BCP solo garantiza G. 153 millones en ciertas instituciones, independientemente de los plazos y la moneda). Ese ahorrador busca la preservación del capital por encima de cualquier otro objetivo. En las inversiones se renuncia a la protección del capital.

También podría gustarte