Una bala y cuatro frentes: BCRA pierde credibilidad

El Cronista, Argentina

Decir que errar la meta inflacionaria del 2017 por 5% es irrelevante, resulta en una afirmación sumamente incorrecta. El primordial objetivo de este gobierno es la consolidación política a través de la provisión de populismo blando, con un preocupante sesgo keynesiano, apalancado en deuda externa e interna.
En este entorno, el BCRA parecería quedar sólo en su quijotesca batalla antiinflacionaria. Por momentos, me planteo si no estaremos cometiendo el error de implementar política monetaria “a lo Suiza”, pero sumergida en un sistema altamente keynesiano y populista más parecido a Uganda que al primer mundo. Permanentemente pretendemos ser lo que no somos, cuando en esencia seguimos siendo un pequeño principado africano con ínfulas de grandeza y cortoplacismo alarmante, siempre dispuesto a ser sobornado electoralmente con un shock de consumo. No cometamos esta vez el recurrente error que el triunfalismo político suele acarrear en Argentina.

REFORMAS
Las principales reformas que esta nación requiere todavía ni siquiera han comenzado y el rebrote inflacionario es solo un pequeño síntoma de un país inherentemente inviable, esto lo digo a pesar del rebote económico, de las licuadoras y de las cafeteras consumistas que se vienen y ganarán elecciones para Cambiemos.

También podría gustarte