Hacen negocio de la carga de batería

ReCargate

Por Juan Martínez Castillo
[email protected]

 

David Espínola trabajó en distintas empresas, hasta que conoció a su esposa, Adriana Carvallo. En ese momento iniciaron el proyecto denominado Recargarte.

“Cuando uno es empleado tu futuro está en manos de otro. Ser emprendedor significa estar en movimiento, innovando” subrayó David. Siendo una persona que pasaba la mayor parte de su tiempo fuera de casa, sufría mucho al quedar incomunicado por falta de batería en el móvil. Esta situación lo llevó a pensar en Recargate. “Vi que en otros países existían soluciones de recarga de baterías como un servicio de hospitalidad en lugares públicos” mencionó. En un primer impulso contactó con empresas con la intención de importar sus servicios pero se topó con el problema de los precios elevados, eso lo llevó a desarrollar su propio producto valiéndose de sus conocimientos en electrónica.

“En 2014 tomamos la decisión con mi esposa de empezar, desarrollamos los primeros prototipos y llegamos al modelo base inicial, dejé mi trabajo de empleado, salte al vacío con el apoyo de ella, armamos los primeros 6 equipos y salí a visitar potenciales clientes. Al cabo de unos 6 meses de batalla cerramos nuestros primeros demos y tuvimos presencia en eventos, relató el emprendedor subrayando el apoyo mutuo como principal fuente de motivación.

La empresa alquila y vende aparatos cargadores. Cuenta con varios modelos de equipos y soluciones dependiendo de la calidad del cliente. El producto más solicitado es el Vertical Retail – torres con casilleros de seguridad – que tiene un costo desde G. 180.000  a G. 399.000 mensuales en caso de alquiler y productos desde G. 880.000 hasta G. 9 millones en caso de venta.

Para iniciar realizaron una inversión de G. 80 millones invertidos en herramientas necesarias, y a lo largo de los años volvieron a invertir otros G. 100 millones, pero siguen reinvirtiendo mediante un negocio que implica constante movimiento. Para el nombre buscaron algo relacionado al servicio y tras varios borradores llegaron a ReCargarte. Hoy cuentan con 6 personas fijas y la ayuda ocasional de otras 4.

Espínola destaca a la empresa por ser autosustentable y debido a eso poder realizar planes de trabajo flexibles. “El hecho de fabricar nuestro producto nos permite ser competitivos en precio y calidad” apuntó.

Para el 2019 y en adelante buscan aumentar su base de clientes e incluso exportar a la región, “hoy día estamos vendiendo unidades a Brasil, Argentina y Uruguay, la meta es que las unidades se conviertan en decenas y en centenas¨. “En tu entorno, en tu ciudad, hay un nicho que espera ser descubierto, es simplemente empezar y no parar hasta lograrlo. Los inicios son claves, requiere de mucho tiempo y es algo que no tiene resultados a mediano plazo, pero al tener dominio y manejarlo podes seguir evolucionando y reinventarte.

ReCargate es el fruto de otros 5 intentos fallidos anteriores de tener mi empresa, fracasé 5 veces antes de llegar a esto. “Busca, salí, participa, movete y vas a ver que lo vas a lograr”, sentenció el emprendedor.

También podría gustarte