Lavandería a cielo abierto

A pesar de las claras evidencias y sospechosas conductas, Superintendencia del BCP reconoce incapacidad de controlar operaciones cambiarias de BASA

El superintendente de Bancos, Hernán Colmán, conversó con 5días tras la publicación de este medio sobre el negocio de cambio de hasta un 80% de utilidad del banco Amambay, propiedad del Grupo Cartes. Al respecto aseguró que desde el año 2013 se emitió una normativa del Banco Central del Paraguay (BCP), que aclara que las operaciones de divisas solamente pueden ser realizadas por bancos y corresponsales autorizados, una vez demostrado que la contraparte esta supervisada y regulada bajo esquemas de estrictos controles.

Sobre el caso puntual del banco Amambay afirmó que es uno de los que más trabaja con operaciones de remesa y dinero físico, que se refleja en su balance. Manifestó que con las operaciones de billetes “ellos incorporan también todo lo que es el costo de traslado, más allá del tipo de cambio que refleja el mercado ya está metido un elemento que tiene que ver con los costos de corresponsalía, exportación de esos billetes, entonces en los balances se muestra que tienen mucha ganancia”.

Sobre los controles que lleva adelante la Superintendencia, alegó que realizan un seguimiento de operaciones que puedan salir de lo normal, “que no implica un problema, nos indica hacia donde focalizar nuestra supervisión y ahí se hacen revisiones de campo para analizar los focos probables de riesgo que puedan haber”. No obstante, confesó que de la forma en la que está diseñado el sistema nacional de prevención, son los sujetos obligados los responsables de la prevención.

“Cuando nosotros vamos al banco ahí es donde vemos que operación se hizo y si se salió o no de su perfil (económico). Nuestra responsabilidad es si el banco tiene o no un sistema preventivo para evitar que se les use para eventualmente lavado de dinero”, expresó Colmán.

En ese sentido, explicó que realizan pruebas con datos simulados sobre los sistemas para ver si realmente funcionan, si saltarían o no las alarmas. “Ahí le pedimos a los bancos cuales son las alertas que saltaron, el equipo verifica si la alerta saltó o no, que tipo de tratamiento se le dio a esa alerta, si emitieron algún reporte de operación sospechosa, si es que la documentación no era suficientemente respaldada. El simulacro es para ver si funcionan los sistemas”, concluyó.

También podría gustarte