Activismo

Por Juan Pablo Fernández Bogado
Abogado – jpferbo

 

Este 2019 debemos trabajar la consolidación de la democracia paraguaya

Definitivamente el año que se terminó nos deja muchos puntos de referencia en la historia de un activismo ciudadano solo visto hacia el final de la dictadura y en algunos momentos extremos para salvar nuestra democracia que este año cumple 30 años. El activismo de los escrachadores, que empezaron a entender su fortaleza a través de acciones que con orden, estrategia y persistencia generaron los cambios que se buscaban, en ausencia de la justicia que solo auspicia el que la gente en su desespero solo pueda encontrar estas formas de hacerse escuchar y que los que administran puedan hacer lo que deben solamente bajo esa presión.

A ese activismo se le suma la herramienta de la ley de acceso a la información que ha servido para conocer el manejo de la cosa pública y a la vez identificar los actos de corrupción y los que los cometen contando con evidencias y ya no suposiciones. No se puede dejar de reconocer a un sector de la prensa que ha ayudado a difundir estos esfuerzos sumándose a las voces de los sin voz y que no responden a intereses particulares sino al sentido común, la dignidad y la esperanza de un mejor país para todos y no solo a un selecto grupo.

Escuché a una persona decir que el resultado de algo bien hecho es proporcional al amor y dedicación que se le brinda al proceso de elaboración de cualquier cosa. ¿Cómo es posible esperar algo bueno y bien hecho cuando nuestros representantes no aman lo que hacen y mucho menos sus tributarios? ¡No podemos dar un paso atrás! Solo nos queda la resistencia pacífica para que no nos arrebaten la libertad entendida como resultado de responsabilidad y no la del libertinaje. Empecemos a ser más responsables como ciudadanos para valorar el poder decidir y que no unos cuantos decidan por nosotros como hace 30 años. La Nueva República se está gestando y solo involucrándonos seremos parte de ella.

También podría gustarte