Educación y salud son claves contra la pobreza

Recomiendan políticas de protección social y apoyo al sector rural

El ministro de la Unidad de Gestión de la Presidencia de la República, Hugo Cáceres, justificó el aumento de la pobreza extrema aludiendo que se produjo una disminución de los ingresos por la reducción de las remesas de Argentina, España y Estados Unidos. Asimismo, culpó a la sequía, ya que la mayoría de la pobreza extrema se concentra en el campo.

“El crecimiento en la canasta afecta a un grupo más sensible, pero hay que ver todo el tema de manera más estructural y ver las raíces de esa pobreza que tiene que ver con la falta de educación, la falta de salud, e incluso la falta de apoyo familiar”, expresó. Destacó que la pobreza en Paraguay sigue disminuyendo en general y esa es una buena noticia.

Señaló que el Gobierno lleva adelante varios planes para combatir la pobreza extrema. “Son 1.205 Unidades de Salud Familiar (USF) que estamos proyectando, en temas de educación, toda la reparación de aulas, la incorporación de tecnología, los kits escolares, igual que la merienda escolar, son temas que reducen la falta de equidad, sobre todo en el sector rural”, sostuvo. Finalmente recalcó que “si nosotros logramos mejorar la salud y la educación, vamos a dar un gran paso para reducir la pobreza estructuralmente”.

Por su parte, la economista Verónica Serafini  manifestó que desde hace años el ingreso crece poco mientras que aumenta el costo de la canasta familiar. “Paradójicamente, en un país que crece por la producción y exportación de alimentos como carne y soja, la inflación de alimentos también está aumentando. Esto tiene que ver con la pérdida de soberanía alimentaria”, dijo.

Aseguró que Paraguay cada vez importa más alimentos más caros y produce menos por la crisis de la agricultura familiar también vinculada al acaparamiento de tierras. “Es un conjunto de problemas de orden macroeconómico y microeconómico que el país no ha podido dar solución a pesar de contar con recursos para políticas de agricultura familiar”, afirmó.

“La desigualdad es un problema estructural que no se soluciona con políticas sencillas en un país donde las políticas están capturadas, incluyendo la política tributaria que no contribuye a reducir las desigualdades. Se necesita cambiar la política tributaria reduciendo el peso de los impuestos indirectos y aumentando el peso de los impuestos directos y políticas de gasto que lleguen a la mayoría de la población”, puntualizó.

También podría gustarte