Un plan maestro para la hidrovía

Hace unos días, miembros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE) visitaron Paraguay.

JUAN CARLOS MUÑOZ MENNA
SOCIO
Club de Ejecutivos

La Hidrovía Paraguay-Paraná, desde su relanzamiento como proyecto integral regional en 1988, se ha consolidado como la mejor herramienta en la logística de transporte internacional del Paraguay y de toda la región central de América del Sur.

Esta imponente vía fluvial alberga hoy a la tercera flota fluvial del mundo, transporta más de 22 millones de toneladas anuales, emplea a más de cinco mil personas de forma directa y unas quince mil de manera indirecta, generando un impacto relevante en la economía regional.

Las previsiones de crecimiento de la demanda nos indican un crecimiento para el 2030 de aproximadamente 56 millones de toneladas. Este es el gran desafío a futuro, el que está mucho más cerca de lo que nos imaginamos.

Movilizar la cantidad proyectada de carga supone encarar obras de infraestructura vial y portuaria sin más demoras.

A esto debemos sumar la planificación de obras en la vía navegable, que por su impacto económico, sociopolítico y ambien­tal requiere el mayor cuidado y previsión.

Por ello, los gremios empresariales y los prestadores de servicios de transporte han coincidido en apoyar la realización de un plan maestro para la Hidrovía, que será desarrollado por el USACE.

En paralelo urge tener un plan de contin­gencia, para afrontar eventuales estiajes como el ocurrido este verano, y prever la participación de los técnicos del sector privado en la realización del plan, a fin de asegurar la sostenibilidad del proceso.

Nos encontramos en un punto de inflexión de cara a la próxima década, donde las decisiones oportunas y objetivas ayudarán a consolidar la importancia económica de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

También podría gustarte