Satélites

Por Juan Pablo Fernández Bogado
Abogado – @jpferbo

 

Uno de los debates que se dan en los países en vía de desarrollo es el del rol de las organizaciones no gubernamentales y sus genuinos objetivos.

Viendo el incremento de las organizaciones no gubernamentales, algunas de ellas con fondos de las arcas públicas o privadas y otras con cooperación internacional se me vino a la mente cuánto dinero se viene invirtiendo en pro de programas que deben ayudar, en distintos niveles y áreas, al desarrollo integral de un país y sacar a sus ciudadanos de los índices de pobreza, analfabetismo, enfermedades y hasta de mejorar su oportunidad de acceso a estándares mínimos de dignidad.

Un informe lanzado con datos sobre la situación de las ONG a nivel mundial destaca que “Desde los años 1980 las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) se expandieron por todo el mundo abriendo un importante espacio político, cultural y socio económico, prácticamente en cada rincón del planeta”. Se calcula que actualmente hay más de 10 millones de ONG en el planeta. En la India, por ejemplo, hay una ONG para cada 600 personas. Datos que nos deben llevar a reflexionar como y de dónde sacan los recursos para sus programas.

Hace un buen tiempo no se hace una actualización seria de las organizaciones que existen en el Paraguay. Creo que el último directorio lo hizo el CIRD a finales de los 90 y luego algo en la actualidad la Secretaría Técnica de Planificación. Buen dato sería actualizar y saber a qué se dedican. Muy pocas practican de manera sistemática el ejercicio de rendición de cuentas y debería ser una práctica común al tratarse de dinero de otros, sea público o privado.

Hay organizaciones en el país que tiene muchos años de vida institucional y cuentan con el respaldo y reconocimiento público de acciones que han ayudado a mejorar la calidad de vida de muchos ciudadanos y todos las conocemos. Esperemos que las nuevas que se han conformado tengan la mística de trabajar en pro de intereses genuinos y no ser satélites de grupos fácticos que buscan usar una máscara llamada ONG para intereses no sinceros y legales.

También podría gustarte