Desafíos de un centro médico de alta complejidad

El papel que juega un aeropuerto en un sistema que combina medicina altamente especializada y ubicación estratégica, es gravitante".

La perspectiva cada vez más cierta de que se instale en las afueras de Asunción un complejo hospitalario de nivel terciario y de categoría mundial pone de nuevo bajo los reflectores la falta de una terminal aeroportuaria acorde con estos tiempos.

Una de las ventajas que señalaron los impulsores del proyecto es la equi­distancia de Asunción de las más importantes concentraciones demo­gráficas de la región que involucran más de 300 millones de habitantes. Esta cifra da una idea de la demanda emergente de especialidades médicas de alta complejidad con­centradas en un mismo centro de prestación de servicios. El papel que juega un aeropuerto en este complejísimo sistema que combina medicina altamente especializada y ubicación estratégica es gravitante.

¿Por qué Asunción? Por­que es un punto equidis­tante de las grandes urbes sudamericanas. Porque disfruta de la mayor tasa de días al año sin com­plicaciones atmosféricas. Porque no hay obstáculos naturales que compli­quen los tramos de apro­ximación de las aerona­ves. Hasta ahí lo positivo.

Pero el Silvio Pettirossi es un aeropuerto del siglo pasado. No está equipado para canalizar el tráfico aéreo médico: pacientes estabilizados rumbo a operaciones complejas, órganos a ser trasplanta­dos, heridos graves, en­fermos en estado crítico. Gran parte de ese movi­miento puede producirse fuera de las franjas regu­lares de vuelos, domingos y feriados con impacto directo sobre la demanda de personal de tierra.

Asunción es hoy destino de turismo de eventos que deja en evidencia el déficit aeroportuario. Ahora, la suma de un cen­tro médico del tamaño del Monte Sinaí agrava el problema y expone la necesidad de una ter­minal aérea diseñada, construida y adminis­trada por especialistas.

Hoy está en manos de amateurs incapaces de ir más allá de la oferta provinciana.

También podría gustarte