La cultura organizativa

Alicia Verdún- Secretaría PEC
[email protected]

 

Concepto:
En esta edición hablaremos sobre la cultura organizativa u organizacional. Ella está
compuesta por el conjunto de percepciones, actitudes, hábitos, sentimientos, creencias,
valores, tradiciones y formas de interacción dentro y entre los grupos existentes en todas las
organizaciones. Mediante ella se determina la forma en que una empresa funciona y la
podemos observar en las estrategias, estructuras y sistemas.
Elementos:
• Conjunto esenciales de valores y creencias:
Los valores y las creencias se concretan por medio de normas que especifican y aclaran las
reacciones y comportamientos que se esperan en la organización. Los valores son tomados
en cuenta como todo lo que se considera correcto o incorrecto, y la creencia seria la
percepción de las personas entre una acción y sus consecuencias.
• La cultura compartida:
Es necesario que todos los miembros compartan la misma creencia y valores para trabajar
en conjunto.
• Imagen integrada:
Primeramente los miembros deben identificarse con la empresa para que perduere en el
tiempo y tenga coherencia a pesar de la diversidad.
• Fenómeno persistente:
Los cambios sociales harán que la cultura organizativa evolucione constantemente, por este
motivo, la cultura organizacional debe ser resistente al cambio.
¿Dónde se la encuentra?
La cultura organizativa es implementada a través de los programas de ética empresarial en
donde las prácticas de administración, ética, cumplimiento y responsabilidad social se
moldearán en ella. Por esto es que las organizaciones se desarrollan bajo un perfil que
englobe un todo. Usualmente se guían por ciertas acciones.

Acciones:
1. Los propósitos y valores fundamentales de la organización son aceptados por los
líderes y miembros; la preservación de los mismos y el progreso están en las manos
de ellos.
2. El alcance de los estos actores y sus responsabilidades son tomados en cuenta por
los altos estándares de trabajo.
3. La motivación y aliento es deber de los líderes y miembros para que los asuntos de
la organización sean decididos conjuntamente.
4. El conocimiento e información es de fácil acceso.
5. Los conflictos y errores cometidos de buena fe son consideradas oportunidades para
el crecimiento y aprendizaje.

¿Cómo es medida?
Lo más importante de la cultura organizativa es que se convierten en aspectos mensurables
en la organización cuando el relacionamiento general logra que el liderazgo de la empresa
se preocupe por la ética y valores, las malas noticias son enunciadas con seguridad, todos
son tratados de manera justa y valorados como empleados. Asimismo, crece la creencia de
que el comportamiento ético es recompensado y lo contrario amonestado.

En conclusión:
Cuando una empresa es sedimentada en valores y normas, los individuos miembros que se
encuentren en un buen ambiente laboral, logran identificarse con ella y se conducirán
positivamente llevando al mejor funcionamiento, aumento de productividad e imagen
organizacional.
Gracias a la cultura organizacional las creencias fundamentales de la organización encajan
bien con los sistemas, políticas y practicas de la organización, tratando a todos los rangos
para tomar decisiones y acciones, y culminan siendo el corazón de esta cultura.
Fuente: ‘Ética Comercial. Manual sobre la administración de una empresa comercial
responsable’- Departamento de Comercio de los Estados Unidos de América, International
Trade Administration. 2007.

También podría gustarte