Pensamientos, principales causantes de insomnio

La falta de descanso afecta el rendimiento diario

LISANDRA AGUILAR

[email protected]

Cualquier situación o actividad que altere y estrese al cuerpo puede cau­sar insomnio. La mayoría de las personas lo experi­mentan en algún momen­to de sus vidas, pero el ries­go aumenta con la edad y las enfermedades graves.

Los estudios han demos­trado que de 10 a 15% de la población adulta padece insomnio crónico y un 25 a 35% ha sufrido insomnio ocasional o transitorio en situaciones estresantes.

La psicóloga Constanza Báez comentó que el in­somnio es la dificultad para conciliar el sueño, ya sea no lograr quedar­se dormido, despertarse varias veces en la noche, dormir menos horas de lo necesario o cuando dormir no produce el descanso que necesita el cuerpo para recom­ponerse y recuperar la energía gastada durante el día.

¨El estrés emocional y los pensamientos rumiantes son factores causantes, sin embargo pueden existir causas externas como la cama, la iluminación y los sonidos, además de estar engripado y tener dolores corporales¨, agregó la espe­cialista.

Para que el insomnio sea diagnosticado como un trastorno del sueño debe ocurrir durante al menos 3 meses, manifestándose por lo menos 3 veces a la semana en ese período de tiempo.

EVITAR EL INSOMNIO

Báez explico que cada per­sona dentro de sus posibi­lidades puede acomodar el ambiente de descanso para que sea el más ade­cuado e induzca al sueño profundo.

¨La mente es muy podero­sa y los pensamientos sue­len ser el principal factor de insomnio. A pesar de que cada uno tenga su lucha, estrés y preocupación, a veces el hecho en sí no es lo que causa la falta de sueño, sino que la perspectiva que le damos a esa situación es lo que no nos deja dormir¨.

La experta insistió en la creación de hábitos para relajar la mente, especial­mente antes de acostarse. ¨Haciendo esto creamos las condiciones mentales necesarias para lograr un descanso significativo¨.

CONSECUENCIAS

La falta de sueño afecta el estado de ánimo, la aten­ción, concentración, la memoria y el rendimiento diario de las personas.

¨Afecta a todos los ámbi­tos, desde la salud física, lo social, laboral y acadé­mico. Al no regenerarse, el cuerpo está más sus­ceptible a las enferme­dades ya que el sistema inmunológico baja, por lo tanto es muy impor­tante que cada persona se asegure de lograr un sueño reparador¨.

Actualmente no existen estadísticas científicas en Paraguay sobre cuántas personas padecen de in­somnio. ¨Al vivir en un país en el cual muchas per­sonas no tienen las necesi­dades básicas cubiertas, lo que es un factor de estrés, considero que quizás el número de afectados de insomnio es alto¨.

Báez destacó que muchas personas viven apuradas o frustradas por alguna situación y se olvidan de los aspectos positivos que cada uno puede vivir.

¨Cosas tan sencillas como reírse con un amigo o compartir en una ronda de tereré ya es suficiente para que se empiece a cambiar la perspectiva. El simple hecho de aprender a con­templar lo positivo de cada momento es suficiente para que uno empiece a soltar más y pueda empe­zar a dormir tranquilo¨, concluyó la psicóloga.

También podría gustarte