El seguro de vehículos privados que transportan pasajeros a través del uso de plataformas de aplicación electrónicas

Guillermo Fronciani
Abogado

 

Una empresa privada nacida en San Francisco California, Estados Unidos en el año 2009, dio un paso más en la innovación a gracias a  un software de aplicación móvil (APP) que conectan a los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en sus servicios y realizan el transporte a particulares. Esta iniciativa de Silicon Valley que permite  “interactuar” entre  conductor y pasajero,  ha sumado adeptos y detractores,  pero lo cierto y concreto es que dicha tecnología se instaló en el mundo y en nuestro país no fue la excepción.

Pero fuera de esa tecnología, sigue siendo común la presencia de un automóvil, de un conductor (a pesar de los primeros intentos de conquista de los vehículos autónomos), de uno o varios  pasajeros, y de una tarifa cobrada por la distancia transportada. Sin embargo hay algo más en común que les afecta y que es el “riesgo”,  entendido como tal,  aquel acontecimiento incierto y futuro que no puede preverse o que aun previsto no puede evitarse. En ese riesgo están expuesto,  los pasajeros en primer lugar,  por accidentes del vehículo que los transporta, los terceros damnificados,  por daños provocados por el vehículo transportador y el propio vehículo por daños materiales.

En ese orden, las empresas prestadoras de este servicio en Paraguay exigen a sus conductores y propietarios de los vehículos registrados como miembros, el seguro de “accidentes a los pasajeros”  y el seguro de “responsabilidad civil” como seguros condicionantes  para poder formar parte del servicio. El seguro de pasajeros, más que un condicionante, es un seguro obligatorio ya existente en nuestro país desde los años sesenta al crearse el seguro obligatorio contra accidentes de pasajeros de autovehiculos por Ley N°. 750/61. Esta ley fue reglamentada por el Decreto Nº 25.423/62 y esta a su vez modificada parcialmente por el Decreto N° 9977/00,  que expresa en su Artículo 2º “…Los Empresarios de Transporte Automotor del Servicio Público de la Capital e Interior de la República y todos aquellos que con fines de lucro realicen accidentalmente transporte de pasajeros, están obligados a asegurar a toda persona que viaje en el autovehículo de su propiedad, contra todo daño en su integridad física y orgánica. El Seguro debe cubrir al pasajero hasta el momento de su descenso…”  En su Artículo 3ºse  aclara su alcance y expresa: “… La disposición precedente afecta a toda persona o Empresa que realice, con fines de lucro, viajes de transporte de personas por medio de vehículos automotores, sean o no del servicio regular, que se denominan ómnibus, micros, camiones, camionetas-mixtos, camionetas, taxis, etc…”

La cobertura obligatoria de esta normativa  se establece en: a) Muerte, menores de 65 años hasta 1.000 jornales mínimos; b) Muerte a personas de 65 años o más hasta 500 jornales mínimos; c) Muerte a personas por nacer, hasta 500 jornales mínimos; d) Incapacidad parcial y total, hasta 1.000 jornales mínimos; e) Gastos médicos, hasta 150 jornales mínimos: f) Reposo (adultos) hasta 60 días y Reposo (niños) hasta 36 días. Está claro que la muerte natural de un pasajero ocurrido en el interior del vehículo que lo transporta no está cubierto pues se limita exclusivamente a accidentes de circulación.  Puede cubrirse como cobertura adicional y sujeto al pago de una extra prima, al conductor del vehículo bajo la misma protección e inclusive el riesgo de asalto a pasajeros ocurridos durante el transporte de los mismos.

En cuanto al otro seguro exigido por las empresas prestadoras,  constituye el de Responsabilidad Civil,  que cubre la muerte o lesiones ocasionadas a terceras personas y/o por daños a cosas o bienes de terceras personas, cuyos valores a asegurar dependerá de cada propietario del vehículo. Su objetivo principal es  liberar al asegurado de las reclamaciones del tercero afectado por causa de su responsabilidad. Conforme a ello,  el artículo 1644 del Código Civil expresa: “…Por el seguro de responsabilidad civil, el asegurador se obliga a indemnizar, por el asegurado, cuando este  llegue a deber a un tercero en razón de la responsabilidad prevista en el contrato, a consecuencia de un hecho acaecido en el plazo convenido…”.

Así tenemos entonces que,  los  vehículos privados, que transportan pasajeros,  a través del uso de plataformas de aplicación electrónicas,  están obligados a contratar – por ley – el seguro de accidentes a pasajeros y por exigencia de la empresa prestadora del servicio, el seguro de responsabilidad civil, con aseguradoras debidamente autorizadas por la Superintendencia de Seguros,  con lo cual tanto el pasajero como los terceros están cubiertos por estas pólizas haciendo frente de esta manera al riesgo y al daño patrimonial que un eventual siniestro pudiera producir.

También podría gustarte