OIT: Mujeres siguen ganando menos que los hombres

Indican inicio en la informalidad como motivo principal

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) a través de su investigación “Panorama Temático Laboral – Mujeres en el mundo del trabajo”, hizo públicos los resultados acerca de la brecha salarial existente en el mundo laboral entre hombres y mujeres, tanto en nuestro país como en la región.

Se hace hincapié en que en las últimas décadas ha habido un cambio importante en el sentido del aumento en la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y en el empleo remunerado.

Sin embargo, el inicio de las mujeres desde la informalidad en su ingreso masivo al mercado en los años 80 sería el motivo de la brecha, que si bien va mejorando, no lo hace a la velocidad esperada.

Actualmente, un mayor número de mujeres ocupa posiciones que exigen altos niveles de conocimientos técnicos, capacidad de gestión y toma de decisiones con respecto al pasado.

Sin embargo, en la práctica –según la OIT- todavía no se ha logrado la equidad de género en el mercado de trabajo y, en la mayoría de indicadores de resultados en el campo laboral, existen diferencias entre trabajadores y trabajadoras.

En este sentido, la media salarial de los hombres sigue siendo mayor a la de las mujeres. Es decir, si se suma el total de ingresos de los hombres y se divide por la cantidad de personas de ese sexo, se obtiene un número mayor que si se hace realiza el cálculo en el caso de las mujeres.

La incorporación femenina al mercado de trabajo aumentó considerablemente en el último siglo; sin embargo, la crisis económica de los años 80 afectó en forma especial el empleo y la ocupación de las mujeres.

“La necesidad de complementar el ingreso familiar, afectado por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios durante la crisis, fue una de las causas del aumento del empleo femenino durante esos años”, explica la publicación de la organización internacional.

PARAGUAY

Se dan datos importantes sobre nuestro país. Por ejemplo, si se toman las tasas de desempleo, la desocupación de las mujeres (al tiempo de que las mujeres empezaron a entrar con fuerza al mercado laboral) era superior por doce puntos porcentuales a la de los hombres.

“Aunque la tasa de participación laboral femenina agregada aumentó, esta tasa en el sector formal se redujo. El efecto neto de ello fue la pérdida de empleos estables para las mujeres (León 2000). La tasa de desempleo de las mujeres fue superior a la de los hombres en todos los países en donde se tiene información para esta década, con diferencias importantes de hasta 12 puntos porcentuales (Paraguay).”

Con respecto a la informalidad, se dificultad cuantificar con precisión las cifras, sin embargo la publicación apunta a que en la región según estimaciones- la proporción  de mujeres trabajando en la informalidad era en ese momento del 60 % en Venezuela, 62 % en Paraguay y 70 % en Perú.

La incorporación de manera informal de las mujeres al sistema laboral, se explica, implicó niveles de salarios inferiores a la de los hombres desde un principio, dada la incorporación “complementaria” que tuvieron las mujeres al mercado del trabajo.

Al año 2010, la proporción de la participación laboral en nuestro país estaba dada de la siguiente manera: del total de hombres un 83,5% estaba ocupada mientras del total de mujeres solo un 59% estaba dentro del mercado con algún tipo de ocupación laboral.

Con respecto a las horas dedicadas por semana a los trabajos domésticos en Paraguay (dato 2016), la publicación de la OIT indica que las mujeres dedican en promedio a este tipo de actividades (no remuneradas) unas 51,9 horas, mientras los hombres apenas unas 15 horas semanales.

En lo que respecta a la investigación científica, en Paraguay, hay 48,6% de investigadoras y solamente 21,8 % se encuentra en el área de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas por sus siglas en inglés). Estas investigadoras tienden a emplearse en mayor medida en el sector público y la academia, no así en el sector privado que brinda mejores salarios y oportunidades laborales. Esto viene a explicar el menor ingreso que tienen las mujeres en el ámbito de la investigación científica.

CAUSAS

Sobre la brecha salarial existente entre hombres y mujeres a nivel local y regional, conversó con la redacción de 5días Nicole Ortiz Valverdi, economista e investigadora, indicando que la brecha salarial (promedio de ingresos mayores de los hombres que de las mujeres) es una realidad comprobable de manera matemática.

Sobre las causas de esta situación, la economista explicó que se puede observar desde un punto vista subjetivo y desde un punto de vista objetivo.

“En el caso de la perspectiva subjetiva, se tiene como causa más importante de esta brecha a la discriminación salarial, pero sin embargo la perspectiva objetiva aboga a que no existe tal diferencia debido a muchas variables que explican los diferentes ingresos de las personas, sean estas mujeres o varones como el tipo de actividad, los años de experiencia laboral, etc”, explicó la economista.

Explicó a su vez, que sobre estas variables pueden incidir cuestiones de carácter cultural. Hizo hincapié en que, en la medida que la libertad económica toma fuerza en el mercado, este se va regulando y haciendo que la productividad de las mujeres y de los hombres se mida en igualdad, por una cuestión lógica: a una empresa le conviene contratar y pagar a la persona que le produzca más dinero, sin importar su sexo.

 

También podría gustarte