Redes para las que no somos Jennifer

Stephanie Hoeckle – Directora de Oui Oui
[email protected]

 

En su última entrevista con la revista InStyle, Jennifer Aniston afirmó que mantiene cierta aversión hacia las redes sociales, sobre todo por el temor a los efectos dañinos que pueden causar en la gente más joven. La actriz no tiene cuentas oficiales, lo cual a mí —a veces saturada de tantas redes— me da un motivo para envidiarla un poquito.

Pienso, sin embargo, que no hace falta ser tan drástica como la chica de Friends, sino que debemos buscar el punto de equilibrio y hacer que la vida digital potencie nuestras capacidades e influya de forma positiva en nuestra reputación profesional. Ahora bien, con tantas redes y tantos cambios en ellas, al punto de que cada día se parecen más, ¿cómo saber cuál nos conviene?

 

Los contactos y las oportunidades

Es innegable el impacto de las redes sociales en nuestras vidas. Las estadísticas dice que los sudamericanos pasamos en ellas un promedio de ¡3 horas 29 minutos por día! Algunos estudios reportan que el 92 % de las compañías en Estados Unidos utilizan los perfiles de LinkedIn como forma de obtener información sobre potenciales empleados, y que el 73 % de las contrataciones de personas se dieron a través de las redes. Incluso el Gobierno estadounidense utilizará la información disponible en las redes como parte de la evaluación para otorgar la visa.

Si LinkedIn es la red social principal en cuanto a búsquedas de empleadores, un perfil será una buena inversión, siempre y cuando lo mantengamos actualizado. Muchas veces se deja pasar una búsqueda por tener un perfil incompleto o uno que utilice muchas siglas que dificulten la búsqueda, ya que es un espacio donde se valora mucho la visualización de habilidades. Es importante detallar si estamos empleados o buscando un empleo. Una buena estrategia es actualizar el perfil cada cierto tiempo, ya sea con una nueva capacitación o una foto reciente.

¿La imagen o las noticias?

Instagram es, sin dudas, la red de la imagen. Tiene 2410 millones de usuarios y un alto nivel de actividad. La interacción que nos permite es muy alta. Siempre recurro a esta red por motivos de trabajo, sobre todo cuando requiero servicios de fotografía, decoración para los eventos que organizamos y hasta para elegir restaurantes, ya que muchos publican allí todos los detalles de su menú.

Para asegurarnos de que nuestra cuenta en Instagram nos represente bien, es necesario cuidar la biografía y la foto de perfil. La biografía tiene que ser breve y atractiva. Debe decir quiénes somos y qué hacemos. La foto de perfil tiene la particularidad de ser redonda, un detalle que hay que tener en cuenta a la hora de producir o elegir la imagen que representará a nuestra empresa. En el caso de un perfil personal, no es conveniente que usemos fotos donde estemos en la periferia: lo mejor es la imagen de una persona en el centro y sola.

Para los profesionales de la comunicación, Twitter es la red de las noticias de último momento y el debate. Una cantidad impresionante de información oficial se maneja en esta red; todos los presidentes de países, altos funcionarios, CEO y líderes del mundo tienen una cuenta oficial. Algo clave en el uso de Twitter es identificar cuándo el debate es útil y cuándo no, y cuándo nos enfrentamos a perfiles falsos. Al emitir un mensaje o responder a una publicación, es aconsejable no exponerse a diálogos que puedan perjudicar nuestra imagen personal y profesional.

La red de los negocios

Algunos creen que Facebook ha dejado de ser útil, sin embargo, es importante para los negocios. Creo que el principal error es utilizar un perfil personal como profesional o de empresa. Si nuestra marca es nuestro nombre, tenemos una microempresa o un negocio, es necesario adoptar un perfil de empresa y otro para las cuestiones más privadas. Además, los perfiles personales no cuentan con la posibilidad de realizar campañas publicitarias.

Hay más redes sociales, además de estas, por eso siempre es bueno seguir investigando y evaluando cuáles pueden aportarnos más de lo que buscamos a nivel profesional.

En todo lo demás, la casi perfecta Jennifer Aniston puede ser un modelo que seguir, pero en esto de las redes sociales, creo que no. Es mejor estar preparadas e informadas para sacarle provecho a las oportunidades que nos presentan. Recordemos, sin embargo, que no hay perfil digital que supere a lo que aportamos en la vida real.

También podría gustarte