La democracia capitalista, en crisis

Concentra 10% de la población chilena 80% del ingreso.

Por Julían de Diego

Abraham Lincoln decía que se puede mentir a pocos mucho tiempo, se puede mentir a muchos poco tiempo, pero no se puede mentir a todos todo el tiempo, sobre todo si el engaño tiene como destinatarios a los mismos que han sido defraudados.

Es sin dudas el caso que hoy exhibe Chile, dentro del contexto de un país aristocrático, el modelo económico de éxito en Améri­ca Latina (ingreso per cápita 28,000 dólares anuales para el 2020, según el FMI), donde la pobreza había llegado a 40% y hoy se estima en 8 por ciento.

Sin embargo, apareció de la nada la insuficiencia del salario, de las jubila­ciones de 240 dólares, y más de 60% de la población con graves carencias en la atención de la salud, en el alto costo de los servicios eléctricos y del transporte, en los precios de los medicamentos, en el acceso a la educación de calidad, en la aspiración a ocupar los puestos de trabajo disponibles de mayor responsabilidad, que se ha traducido en la parálisis de la movilidad social. Lo cierto es que 10% de la población concentra 80% del ingreso, y 90% de los chilenos se reparte 20% restante.

Chile tiene su símil en los Chalecos Amarillos de la Francia de Macron, en la rebelión de los bolivianos contra Evo Morales, en las protestas de Hong Kong ante el gobierno chi­no, en las crisis de Perú o de Ecuador, en la bomba de tiempo de Brasil, en las protestas de la Puerta del Sol en Madrid, en la vuelta al populismo, a opciones que se refugian en las ideologías de izquierda, en un déjà vu de la era K en Argentina, en el retorno de la mística marxista, irónicamente, en la catástrofe de Venezuela y de Cuba, después de que todas las fórmulas fracasaron.

La revisión socialista se encuentra en el mal manejo que han tenido los países que disfrutaron del estado de bienestar cuando la economía se hizo más competitiva, cuando la globalización marcó en el mapa los que pueden jugar en las distintas categorías, y quiénes están excluidos.

También podría gustarte