Recorte brinda un panorama sombrío

Bloomberg

El mundo se ha negado a reducir sus emisiones colectivas de gases de efecto invernadero, lo que angosta el camino del planeta hacia un clima seguro.

Los autores de un informe anual del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicado el martes fueron inusualmente directos en su evaluación 2019 de la brecha entre los niveles de emisiones reales y los deseables.

“Los hallazgos generales son sombríos”, escriben. “Los países fracasaron en conjunto para detener el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero globales, lo que significa que ahora se requieren cortes más profundos y más rápidos”.

¿Qué tan profundos y qué tan rápidos? Para 2030, las naciones deben reducir a la mitad sus niveles de contaminación de 2018 y así cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados. Las emisiones globales han aumentado aproximadamente 1,5% al año en la última década, con un estancamiento entre 2014 y 2016.

El nuevo informe forma parte de una tendencia más amplia entre evaluaciones científicas de alto perfil publicadas en los últimos 18 meses, cada una con un lenguaje cada vez más directo. Los ejemplos incluyen tres estudios del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático respaldado por la ONU. Abordaron limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, la manera en que la tierra está cambiando en todo el mundo y los efectos de temperaturas más altas en zonas heladas y océanos.

Por supuesto, “sombrío” no significa desesperanza, dijeron los investigadores. La atención política y cívica al cambio climático está aumentando, liderada en muchos países por ciudadanos más jóvenes.

También podría gustarte