Bancos arrancan con US$ 366 millones en mora

Monto representa el 2,45% de toda la cartera de créditos

Datos del boletín estadístico del Banco Central del Paraguay (BCP) a diciembre muestran que la morosidad en los bancos totalizó unos US$ 366 mi­llones el año pasado. Esto representa al 2,45% de toda la cartera, la cual acu­mula créditos por un valor de US$ 14.941 millones. Con esto, el crecimien­to de la morosidad fue de solamente 0,07 puntos porcentuales. Bancop, Regional y Sud­ameris fueron los bancos con menor nivel cerrando el año y se ubicaron por debajo del 2%, al igual que Continental. Por su parte la cartera de GNB, que actual­mente se encuentra en pro­ceso de fusión con el BBVA Paraguay, también registró un nivel de morosidad por debajo del promedio, que­dando en 2,14% e Itaú, la empresa con mayores uti­lidades del sistema en 2019 cerró con 2,30%.

El gerente general del Ban­co GNB, Osvaldo Serafini, consideró que fue un resul­tado positivo para el siste­ma mantener el moderado y sin mayores variaciones el indicador a pesar de la coyuntura que se vivió. Dijo que en todo momento fueron conscientes de que iba a ser un año difícil y que la recesión se hizo sentir en prácticamente todos los segmentos y con todo eso el rango del sistema se mantuvo.

“No solo hemos conse­guido mantener estable la morosidad, sino que tam­bién creció la colocación de créditos. En una coyuntura económica muy desfavora­ble como lo fue la del 2019 tuvimos resultados muy positivos. El conocimiento a los distintos segmentos que es cada vez mayor, permite que podamos con­venir con el cliente una adecuación de los compro­misos de pago mucho más acorde con su riesgo natu­ral y prevenir el ingreso a la mora”, explicó el bancario.

Aseveró que ese mayor co­nocimiento de los segmen­tos se logró a través de un acercamiento a los clientes y un estudio de los riesgos propios que tiene cada caso en particular. Con esto, con­sideró Serafini, los clientes sienten también mayor se­guridad y de otorgar ciertas garantías o poner testigos para una mejor relación comercial, lo que genera el resultado positivo que está a la vista.

Al ser consultado sobre qué se puede esperar para este año, agregó que el nivel en que se cerró el año pasado está en línea con lo que se pretende y con lo que se puede esperar siempre. También expresó que siem­pre y cuando el nivel se mantenga entre 2% y 2,7% no debería haber preocu­paciones ya que es el acep­table, además el 2020 será un mejor año económico con lo que la tranquilidad es aún mayor.

“Las cosas vienen mejoran­do. Ya hay algunos núme­ros de la soja que levanta­ron y hubo una muy buena cosecha, el clima también acompañó todo el ciclo pro­ductivo. Es muy temprano para adelantarnos a lo que será la zafra final pero si es terminamos así como se comenzó, fácilmente se puede llegar a un creci­miento del 3,5% o más en el Producto Interno Bruto y esto también afectará de manera positiva a los ban­cos”, apuntó.

Por otra parte, subrayó que no hubo ningún sector en especial que se haya resaltado por sus niveles de morosidad sin que más bien las variaciones fueron respondiendo a cuestiones estacionales durante las distintas etapas del perio­do. Por ejemplo, el sector de la construcción tuvo algu­nos retrasos puntuales por las lluvias que hubo a mitad de año, lo mismo que el sec­tor manufacturero y desde el sector público.

CRECIMIENTO EN UTILIDADES

El GNB fue una de las em­presas que más creció en el sistema en cuanto a uti­lidades con un 16%. Sobre esta tema, Serafini afirmó que esperan un desarrollo en la misma línea ya que el proceso de fusión por el que pasan tiene también sus costos y que una vez terminado, iniciarán un nuevo plan de negocios con el que esperan un impulso diferente.

 


También podría gustarte