“La diversificación productiva es el camino para combatir al clima”

Entrevista: Recomiendan cambio de la matriz agrodependiente

Nuestro país sigue teniendo una muy fuerte de­pendencia de las materias primas agrícolas y esto supone, lógicamen­te, una supeditación per­manente de los resultados económicos anuales a factores que no se pueden controlar, como los cli­máticos. Claro ejemplo de ello fue la incertidumbre que generaron las lluvias y sequías a lo largo del año pasado y el marcado freno que esto generó, dejando una variación del Produc­to Interno Bruto apenas por encima del cero.

En exclusiva con 5días y en el marco del Foro de Davos, el economis­ta jefe de Itaú Uniban­co, Mario Mesquita, indicó que alcanzar la mayor diversificación productiva posible es un camino para reducir los efectos negativos del cambio climático, al momento de decir que una transformación del complejo exportador y la promoción de otros sectores, como por ejemplo el de servicios y la industria, ayudaría a mitigar la volatilidad del sector primario, que es fuertemente depen­diente del clima.

Además, apuntó que incrementar la inversión en infraestructura y en la capacitación de los re­cursos humanos es un factor clave para lograr una matriz productiva más compleja que permi­ta disminuir o inclusive anular la dependencia de factores climáticos y de la producción agrícola como única fuente de desarro­llo económico y social. Opinó que si bien el desa­rrollo sustentable es una responsabilidad de cada ciudadano, el papel de los gobiernos de cada país es determinante.

“Asegurar la sostenibili­dad del medioambiente es tarea de todos, sin embargo, los gobiernos y las empresas tienen un papel determinante. Las políticas públicas deben plantear las normativas en materia de protección ambiental para alcanzar un desarrollo sostenible, mientras que el cumpli­miento de dichas políticas por parte de las empresas y la promoción de prác­ticas amigables con el medioambiente resultan vitales para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente”, acotó.

LA TECNOLOGÍA Y EL DESEMPLEO
Un tema recurrente dentro de lo que es el debate sobre el desa­rrollo de las matrices productivas en el mun­do moderno es el ver­tiginoso avance que tiene la tecnología y los puestos de trabajo que de alguna manera van quedando obsoletos en este camino. Por ejem­plo, un par de décadas atrás era indispensable tener una cuenta en algún videoclub para poder alquilar pelícu­las, lo que hoy se puede suplir con plataformas digitales a un precio mucho más bajo, des­plazando así puestos de trabajo tradiciona­les.

Al ser consultado sobre este asunto, Mesquita acotó que la discusión no es nueva y es caso de es­tudio recurrente a nivel global, puntualizando que si bien es cierto que el avance tecnológico tiende a marginar a deter­minados grupos de per­sonas, es cierto también que el avance tecnológico tiende a crear empleo y de mejor calidad. Un ejem­plo que podemos exponer sobre esto es el de la opor­tunidad que están dando hoy en día las platafor­mas de intermediación de pasajeros a mucha gente, circunstancialmente sin un trabajo tradicional.

“La inversión en capa­citación y la sincroniza­ción entre los distintos sistemas de capacitación (educación formal, capa­citación en las empresas y en las asociaciones de trabajadores y políticas públicas de desarrollo, etc.) constituyen una salida para alcanzar una formación multidimen­sional de las personas”, agregó el economista.

Finalmente, aseveró que el Foro de Davos repre­senta una oportunidad importante para fomen­tar la integración del Mercosur con el resto del mundo. Es una ocasión para revisar y mejorar los acuerdos bilaterales de cada país. Asimismo, los países tienen la po­sibilidad de exponer sus perspectivas de mediano y largo plazo con la comu­nidad internacional a fin de atraer nuevas inversio­nes del exterior.

También podría gustarte