Capasu teme filtración masiva de productos

PROYECTO DE LEY

La promoción del contrabando interno, la competencia desleal y la ralentización del comercio formal son solo algunos de los temas que preocupan al sector supermercadista ante el controversial proyecto de ley que busca imponer aranceles preferenciales al comercio fronterizo.

El referido proyecto busca ampliar hasta unos 15 kilómetros la línea fronteriza con impuestos que sumen un máximo de 2%. Este pedido de los comerciantes vino detrás de la instalación de tiendas libres de impuestos en el lado brasileño, lo cual estaría restando competitividad en el lado paraguayo. Pero para disgusto de comerciantes de estas zonas del país, la iniciativa ya fue rechazada por la Administración Tributaria.

Además del impacto que generará la implementación de tiendas duty free en Paraguay, Alberto Sborovsky, presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), afirmó que la solución a una problemática de un determinado sector debe ser consensuada entre todas las partes, “por el bien de la economía paraguaya y para todos por igual”.

Explicó que, más que una solución impositiva especial para algunos, se debe tener en cuenta a la devaluación del tipo de cambio de la moneda brasileña como fondo del problema.

Por esta razón, la competitividad de Brasil frente a nuestro país “es más un tema cambiario y por lo tanto de precios del otro lado de la frontera”. Sborovsky consideró que la devaluación brasileña afecta también a los formales, a la industria nacional. “No por eso nosotros pedimos un régimen tributario especial por esta situación”.

COMPETENCIA Y CONTROL

Para el empresario, imponer aranceles preferenciales solo para unos cuantos promoverá la “competencia desleal de dos países dentro de uno”. Al aclarar que no desconocen la situación de las ventas en ciudades fronterizas, sobre todo para los pequeños y medianos, refirió que el contrabando empeorará hasta llegar a la filtración masiva de productos ilegales en todo el país.

El presidente de la Capasu recordó que el contrabando es una problemática acrecentada en los últimos años por los tipos de cambio de nuestros vecinos Brasil y Argentina. Aparte de la competencia desleal contra los negocios formales, remarcó que atenta también contra las recaudaciones del Estado y es “cuna de empleo subpagado e informal”.

Sobre la filtración ilegal de productos bajo este régimen, dijo que “será prácticamente imposible controlar y será probablemente un golpe sin precedentes a los negocios formalmente establecidos que pagan los impuestos en el régimen normal”.

La evasión de los controles del Instituto Nacional de Alimentación y Alimentación (INAN), y la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), representarían una amenaza contra el comercio legal, según alertó el presidente de la Capasu. “El remedio puede ser peor que la enfermedad para los miles de negocios formalmente establecidos fuera de esas zonas”, subrayó.

“La proliferación de negocios informales sin factura, sin empleados pagados como corresponde, sin IPS, y abastecidos por productos de contrabando, son un verdadero cáncer para poder de una buena vez por todas pegar un salto de calidad como país”, aseveró el empresario, quien sostiene que la formalización de la economía es uno de los puntos claves para que nuestro país pueda de una buena vez por todas haya igualdad comercial.

“La voluntad del gobierno obviamente está clara y hay una lucha contra este flagelo, creo que con las limitaciones hay voluntad y se hace lo que se puede. ¿Es suficiente? No, creemos que hay que seguir profundizando la lucha, sin piedad para el que fuera”, manifestó.


También podría gustarte